La defensa de los Derechos Soberanos de la Nación no se puede hacer con desertores

Lun 10/06/19.- La guerra, que nos incorporó como soldados, conceptos difícilmente usados fuera del campo de batalla; me llevó a pedirle al coronel (RE) Guillermo Llorente, fundador de la Asociación sanmartiniana de Ushuaia y miembro del Observatorio Malvinas de Tierra del Fuego; me recordara las órdenes de combate del General José de San Martín con respecto a la tropa que desertaba del combate.

Con descripción pedagógica, Llorente documentó las órdenes del libertador antes de la Batalla de Maipú contra aquellos que intentaran huir de la lucha y el espíritu que lo movilizaba: “Imponía pena de vida a quien se separaba de la fila”. “Recomendaba a los jefes de caballería tomar siempre la ofensiva, por ser ésta la índole del soldado americano, y llevar a su retaguardia un pelotón de veinticinco hombres para sablear a los que volvieran cara (…) Esta batalla va a decidir la suerte de toda la América, y es preferible una muerte honrosa en el campo de honor a sufrirla por manos de nuestros verdugos”.
*  Daniel Guzmán

Los primeros días de enero de 2016 un grupo de combatientes poseíamos conciencia que el gobierno del presidente Mauricio Macri tenía como objetivo implementar una política favorable a la ocupación británica, complementaria a la entrega de soberanía de las Islas Malvinas que el expresidente Carlos Menem pactó en octubre de 1898 y marzo de 1990, a través de losTRATADOS DE MADRID I y II.

Vale recordar esos dos TRATADOS, porque constituyen el huevo de la serpiente que dio vida al monumental saqueo de los recursos naturales y al afianzamiento colonial de Inglaterra en los territorios insulares y marítimos usurpados desde 1833.

Al punto. Con el pretexto de reestablecer las relaciones diplomáticas con el Reino Unido luego de la guerra de 1982, hecho que no se había producido en los breves gobiernos dictatoriales de Galtieri y Bignone, como tampoco por los dos de recuperación democrática que encabezó Raúl Alfonsín; Carlos Menem firmó en secreto (sin informar a la ciudadanía, ni darle intervención al Parlamento); los fatídicos TRATADOS DE MADRID que le otorgaron al enemigo, potestad de explotación pesquera en torno al archipiélago malvinero, las islas Georgias y Sándwich de Sur, libertad para explorar en el subsuelo marino la existencia de recursos petroleros y minerales y como si no fuera suficiente, control militar en un vasto sector del atlántico sur, con centro de operaciones en Malvinas.

Luego de la primera reunión de Macri con el ex primer ministro ingles David Cámeron en el foro económico de Davos, donde el británico advirtió: «no habrá negociaciones sobre la soberanía de las Falklands», lanzamos la primera advertencia, ya que el gobierno puso por encima la necesaria apertura de un legítimo diálogo en los términos de la Resolución 2065/XX de las Naciones Unidas; los acuerdos económicos y financieros, y las promesas de arribos de inversiones.

Interpretando en quién podríamos tener respuesta y de quienes no -ya que la gobernadora Rosana Bertone había dejado en claro su destino político no bien asumió, cuando ordenó a los senadores Ojeda y Catalán, votar el pago a los fondos buitres-; nos enfocamos en plantear esta situación a los diputados nacionales por el Frente para la Victoria, quienes sostenían los mismos principios identitarios que lo llevaron a ocupar sus cargos. De los tres, se mantuvo reuniones con dos ellos, Martín Pérez y Matías Rodríguez. Y fue a Pérez a quien se le pidió que se incorporara al Observatorio Malvinas de la Cámara de Diputados, para ocupar el lugar que había dejado vacante el ex Diputado Oscar Martínez en 2015.

En agosto de 2016, fueron los primeros en ser informados del tenor de la carta que la primer ministra inglesa Theresa May, le había enviado a Macripidiendo concesiones a favor del imperio británico para afianzar su presencia en Malvinas, luego que el Presidente Argentino le solicitara apoyo para que Gran Bretaña votara a favor de Graciela Malcorra como Secretaria General de las Naciones Unidas.

Con claros fundamentos, ambos ocuparon un rol destacado en septiembre y octubre de 2016, cuando su bloque se opuso al ACUERDO FORADORI DUNCAN, donde Macri aceptó firmarle a Gran Bretaña un compromiso diplomático que les garantiza por parte del Estado Argentino “adoptar las medidas apropiadas para remover todos los obstáculos que limitan el crecimiento económico y el desarrollo sustentable de las Islas Malvinas, incluyendo comercio, pesca, navegación e hidrocarburos”. ACUERDO que imitando a Menen, tampoco fue aprobado el Parlamento.

Para noviembre del mismo año, como miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores, Pérez habilitó que un grupo de Veteranos de Malvinas de Tierra del Fuego, expusiéramos nuestra absoluta oposición a que se entablara un diálogo con Gran Bretaña de la magnitud planteada el en FORADORI DUNCAN, sin que se abriera una instancia de diálogo en los términos establecidos por las Naciones Unidas. Y en febrero de 2017 fue el primero en apoyar el proyecto de llevar el análisis de la Cuestión Malvinas a la Universidad Nacional de Tierra del Fuego.

Tres meses después el rectorado de la UNTDF aprobó la propuesta, pero los combatientes recién tomamos conocimiento en agosto, luego que Pérez (con estrechos vínculos con el Ingeniero Juan José Castelucci), viniera manifestando que el proyecto no había sido tratado. Pero cuando los combatientes nos encontramos que existía aprobación desde junio, atribuyó el hecho a una jugada interna de su propio sector; La Cámpora.

En septiembre de 2017, Pérez y Rodríguez fueron quienes se interesaron en la preocupación de los combatientes por el cambio de rumbo de la política nacional con relación a Malvinas y a la falta de seguimiento de la causa contra las petroleras británicas del año 2015, donde, como consecuencia de la denuncia de la PROCELAC, la Jueza Lílian Herráez había librado embargos por más de 150 millones de dólares, enviado cinco exhortos diplomáticos y ordenando el secuestro de equipos petroleros.

Por ese mismo tema, Rodríguez generó una reunión con el intendente de Ushuaia, Walter Vuoto y Pérez con el de Río Grande, Gustavo Melella.

En octubre, en la reunión con el intendente ushuaiense, el propio Vuoto propuso, sin que nadie se lo pidiera, contratar al constitucionalista Eduardo Barcesat para que las organizaciones de Veteranos pudiéramos constituirnos como querellantes en esa causa. Días después con la presencia de los dos diputados nacionales, se repitió la reunión con el intendente de Río Grande y se obtuvo el apoyo de avanzar a partir de la propuesta de Vuoto.

Una semana después se llevó adelante una reunión con Victoria Vuoto, por entonces Secretaria Legal y Técnica del municipio de Ushuaia; en la cual estuvo presente el delegado de Ushuaia en Buenos Aires, Joaquín Bezi. Se entregó documentación y la secretaria se comprometió a formalizar institucionalmente un vínculo con Barcesat, que permitiera constituirnos como querellantes. Esa fue la única reunión. Victoria Vuoto nunca más respondió.

En noviembre de 2017, con el compromiso de Martín Pérez de apoyar -en su rol de Diputado Nacional y a su vez, miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores y del Observatorio Parlamentario Cuestión Malvinas-; se puso en marcha el proceso preliminar del abordaje académico de Malvinas en la UNTDF. En tanto que Rodríguez se sumó a la iniciativa de los combatientes, ofreciendo colaborar con pasajes de avión para trasladar algunos de los expositores elegidos para abordar las distintas aristas de la Cuestión Malvinas en los tiempos de Macri.

A fines de enero de 2018, ya había una agenda anual establecida con la UNTDF. Primera etapa, analizar la naturaleza jurídica del ACUERDO FORADORI DUNCAN; segunda etapa; estudiar el avance de las petroleras inglesas como consecuencia de las concesiones otorgadas por el gobierno colonial británico en las islas y elevar el nivel de información con relación a los anuncios formulados en diciembre de 2017 por el ex ministro de Energía y Minería Juan José Aranguren, respecto al Plan de Exploración offshore en “una vasta región de la Plataforma Austral Norte (5.000 km2); la Cuenca Malvinas Oeste (90.000km2) y la Cuenca Argentina Norte (130.000 km2)”.

Los primeros días de marzo de 2018, en la oficina del Jefe de Gabinete de la municipalidad de Ushuaia, Oscar Souto; Rodríguez blanqueó: “No estamos de novio con Bertone, pero estamos tomando café”.

Sin embargo, Pérez; diferenciándose de los anteriores, no solo criticó duramente la actitud de Vuoto y Rodríguez, sino que redoblando la apuesta; pidió integrar el Consejo Asesor Cuestión Malvinas de Tierra del Fuego. Fue así que, en la sesión especial del 29 de marzo de 2018 llevado a cabo en la Carpa de la Dignidad de los Veteranos de Guerra de Río Grande, Pérez se incorporó como miembro pleno del Observatorio fueguino, constituyéndose en el primer Diputado Nacional que lo integraba, quien además de ser miembro del Observatorio Malvinas de la Cámara Baja, formaba parte de la Comisión de Relaciones Exteriores y con el rango de Secretario, la Comisión de Energía. El libro de actas del Observatorio documenta los motivos fundamentados y la aprobación por unanimidad de la incorporación de Pérez.

Esa conducta de acompañamiento y compromiso, más la ratificación de sostenerse en el mismo camino que había expresado ante los compañeros en la Carpa de la Dignidad, fue destacada en el mensaje de los Combatientes de Malvinas al Pueblo de Río Grande en la vigilia del 2 de abril de 2018.

A pesar de todo ello, siguiendo los pasos de Vuoto y Rodríguez, Martín Pérez luego del 2 de abril, desapareció. También desapareció de la actividad académica en la UNTDF y nunca volvió al Observatorio Malvinas de Tierra del Fuego.

De igual manera en 2018, por gestión de los propios combatientes y la UNTDF, la primera etapa de análisis sobre la naturaleza jurídica del ACUERDO FORADORI DUNCAN se llevó adelante con notables resultados y alto nivel de participantes. La segunda, en materia petrolera, no pudo ponerse en marcha. No solo porque Pérez incumplió con los compromisos asumidos con la Universidad, con los alumnos, los combatientes y la sociedad, sino que además boicoteó, bloqueando las posibilidades de concretar la visita de los expositores que el mismo había propuesto, entre otros, el biotecnólogo Federico Bernal y los diputados nacionales Daniel Filmus y Guillermo Carmona.

A partir de ahí, Pérez le escapó a toda participación y exposición comprometida sobre la Cuestión Malvinas. No solo porque el macrismo logró congelar -con importantes dosis de apatía de la oposición-, la actividad de las Comisiones de Relaciones Exteriores y Energía, como del Observatorio; sino porque el Diputado se alineó y sometió al proyecto electoral de Bertone, de construir gobernabilidad, aunque para ello, tuvieran que desertar de la lucha en defensa de los derechos soberanos por Malvinas.

La última gestión de Pérez, ya fue directamente a favor del ocultamiento de la monumental entrega de los recursos hidrocarburíferos a Gran Bretaña que lleva adelante el gobierno del presidente Macri con la complicidad de Rosana Bertonebloqueando la participación de fueguinos a la reunión de la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados, donde se trató las consecuencias de la Licitación Pública Internacional Costa Afuera N° 1, que adjudicó áreas petroleras en la Cuenca Malvinas Oeste a empresa británicas. En el encuentro del pasado martes 28 de mayo, expusieron todos, menos los fueguinos; quienes luego de ser invitados, nunca se le oficializó la convocatoria, ni habilitada su participación. Y aunque el tema en Tierra del Fuego ha sido llevado ante los tribunales federales, Martín Pérez, no participó de esta Comisión estratégica en la cual ocupa el rol de secretario.

La guerra, que nos incorporó como soldados, conceptos difícilmente usados fuera del campo de batalla; me llevó a pedirle al coronel (RE) Guillermo Llorentefundador de la Asociación sanmartiniana de Ushuaia y miembro del Observatorio Malvinas de Tierra del Fuego; me recordara las órdenes de combate del General José de San Martín con respecto a la tropa que desertaba del combate. Sin saber el motivo de la consulta, con descripción pedagógica, Llorente documentó las órdenes del libertador antes de la Batalla de Maipú contra aquellos que intentaran huir de la lucha: “Imponía pena de vida a quien se separaba de la fila”, (pág. 77, Campañas Militares del General San Martín, Diego Alejandro Soria, Instituto Nacional Sanmartiniano); Recomendaba a los jefes de caballería tomar siempre la ofensiva, por ser ésta la índole del soldado americano, y llevar a su retaguardia un pelotón de veinticinco hombres para sablear a los que volvieran cara (…) “Esta batalla va a decidir la suerte de toda la América, y es preferible una muerte honrosa en el campo de honor a sufrirla por manos de nuestros verdugos”, (pág. 69 Historia de San Martín y de la Emancipación Sudamericana, Bartolomé Mitre, EUDEBA).

Es muy posible que el pueblo de Río Grande vote a Martín Pérez y que este sea el nuevo intendente de la ciudadEs muy posible.

Si así fuera, la Capital Nacional de la Vigilia por Malvinas, tendrá como gobernante a un desertor. A uno que teniendo todas las posibilidades de haber sido respetado por coherente y patriota, se unió a los mismos que han permitido que la defensa de los Derechos Argentinos sobre las Malvinas solamente sea una fecha en el calendario.

 * Director de Agenda Malvinas, soldado Combatiente de Malvinas, periodista.