Tierras para privados, hosterías en ruinas.

Mientras el gobierno provincial destina fondos a escuelas privadas, compra un casino y anuncia obras que en la realidad no se están concretando, la ultima de las tres hosterías que aun queda en pie tiene un estado lamentable. Las fotografías son de este fin de semana pasado, y se tomaron en medio de la polémica… Leer más »

Mientras el gobierno provincial destina fondos a escuelas privadas, compra un casino y anuncia obras que en la realidad no se están concretando, la ultima de las tres hosterías que aun queda en pie tiene un estado lamentable.

Las fotografías son de este fin de semana pasado, y se tomaron en medio de la polémica por la entrega de 10.000 hectáreas que según el ambientalista Julio Lovece se van a destinar seguramente al turismo  porque la ubicación así lo permite teniendo en cuenta las bellezas naturales del lugar.

El estado cuenta con tres hosterías, Yehuin, Cabo San Pablo, que ya están en ruinas o reducidas a escombros y Petrel en lago Escondido que aun esta en pie, por decirlo de alguna manera, pero falta casi el 80% del techo y el abandono es total.

Cabe señalar que es imposible llegar al lugar en un vehículo porque han hecho una sanja de casi un metro de profundidad, luego que se sacara del mismo lugar una custodia policial que pagábamos los fueguinos a un privado para cuidar de unas 10 cabañas que nadie sabe a quien pertenecían, ni quien las había habilitado la instalación, lo cierto es que todo esta abandonado y repleto de basura, mientras otros privados siguen recibiendo extensiones de tierras que son de una valor inimaginable por lo que representan.

Tierra del Fuego se ha caracterizado por la entrega de territorio, solo hay que tomarse el trabajo de recorrer la isla para darse cuenta por ejemplo en la zona de Laguna Margarita,  Palacios y Bombilla, la cantidad de tranqueras con el cartel propiedad privada en medio de un parque nacional, un muelle construido sobre una de esas lagunas, antes de retransmisión que tampoco se sabe que hacen ahí, quien las autorizó.

La historia se remonta a la famosa aparición de los cotos de pesca que autorizó en su momento el Gobernador Jose Estabillo, y una vez autorizados cerraron caminos impidiendo a los fueguinos pescar, pero si traer extranjeros que no dejan un peso en la provincia. Después el populismo comenzó con la permisividad para que se generaran los tristemente celebres asentamientos que en el caso de Ushuaia han provocado un desastre ecológico desmontado las laderas de la cordillera y en Rio Grande un serio problema ambiental, contaminante y cuyas consecuencias aun no se han evaluado.

Estas 10.000 hectáreas de la semana pasada entregadas por el oficialismo en la legislatura, se suman a miles de hectáreas que ya se entregaron, solo que con mas diplomacia, silencio o disimulo, pero se entregaron también a privados, solo que aun no sabemos en que condiciones.

Tierra del Fuego no tiene hosterías para el turismo interno o externo, ubicadas en lugares estratégicos y que fueron parte del estado, hoy ya no existen, pero lo que si hay es cientos de emprendimientos privados apoyados por distintas gestiones a los que les va muy bien trayendo turistas, cobrando en dolares o euros y no dejando nada, ningún ingreso en la provincia que produzca el famoso derrame.

Tierra del Fuego es la provincia donde mas tranqueras se ven en los caminos provinciales y donde los fueguinos seguimos perdiendo espacios de recreación que nos pertenecen por ser tierras publicas, porque pagamos impuestos para su preservación y porque ademas también es un forma de entregar soberanía a extranjeros en un lugar único en el mundo.

Ni los caminos de servidumbre que permitan llegar a ríos y lagos se han construido para poder llegar a ríos y lagos de la provincia, por el contrario solo hay tranqueras con el famoso cartel “Propiedad privada no pasar”. Hay que revertir esta situacion urgentemente.

 Hosteria Petrel

Fotos hostería San Pablo

Por: Armando Cabral.