Desde mayo de 2018 Bertone sabe que el gobierno ingles negocia un acuerdo para que Macri de por terminado el reclamo por la soberanía de Malvinas y mantuvo silencio

Dom 14/04/19.- El 7 de mayo de 2018, luego de dictar una conferencia en la sede Ushuaia de la UNTDF los doctores en Derecho Internacional Público, Armando Abruza y Ariel Manzi, y el licenciado en Ciencias Políticas y ministro plenipotenciario de la Cancillería Guillermo Rossi, se reunieron con el presidente del Consejo Asesor Observatorio Cuestión Malvinas de Tierra del Fuego -designado por la gobernadora Rosana Bertone-, Fabián Hueto y 10 miembros de ese organismo en el salón Antártida Argentina de la Casa de Gobierno.

Por el término de 2 horas reiteraron las advertencias expresadas en la sede Ushuaia de la Universidad fueguina sobre las consecuencias que se originaron producto de la firma del ACUERDO FORADORI DUNCAN y dieron detalles de la búsqueda a la que estaba lanzada la diplomacia británica para que el Gobierno del presidente Mauricio Macri sea quien dé por terminado el reclamo histórico de soberanía que la República Argentina sostiene sobre las Islas Malvinas desde 1833, mediante la creación de una Organización Regional de Ordenamiento Pesquero, OROP; en el Atlántico Sur y de esta manera convertir los espacios insulares y marítimos usurpados a la Nación, en un territorio vecino y del Reino Unido.

De manera ordenada, cada uno de los especialistas adelantaron lo que 11 meses después dieran a conocer los propios británicos y que la gobernadora Rosana Bertone criticó con fingido espanto la semana pasada luego que AGENDA MALVINAS alertara sobre las declaraciones del titular del Gobierno ilegal isleño, Barry Elsby, en cuanto a que está “dispuesto a trabajar para lograr un acuerdo” con argentina en materia pesquera y constituir una Organización Regional de Ordenación Pesquero(OROP); poniendo al descubierto el real interés del Reino Unido, de obtener a través de una entidad de control conjunto, la condición de estado rivereño; lo que significaría dar finalizado el reclamo de soberanía mediante un tratado que eleve a la condición de país vecino, al propio espacio del territorio nacional que usurpa Inglaterra.

El lugar, el Salón Antártida Argentina que se encuentra en el piso superior de la cúpula de Casa de Gobierno, justamente sobre el despacho privado de la gobernadora. Además del presidente del Observatorio designado por decreto de la propia mandataria, Fabian Hueto (identificado en círculo); diez miembros del organismo colegiado acompañaron y escucharon a los catedráticos y al ministro plenipotenciario de la Cancillería Argentina. Entre ellos, el Presidente del Centro de Ex Combatientes de Ushuaia, Carlos Latorre, el veterano y Peticionante Argentino ante el Comité de Descolonización de Naciones Unidas, Alejandro Betts, el Presidente de la Asociación Sanmartiniana de Tierra del Fuego Coronel (RE) Guillermo Llorente, el director del Instituto de Cultura, Sociedad y Estado de la UNTDF, Luis De Lasa, el Veterano y sobreviviente del Crucero General Belgrano, Juan Vera, el Licenciado en Relaciones Internacionales, Bruno Bonomi, el representante del municipio de Tolhuin, Jorge Gasc, la representante de la UCR Ana María Manzur y el representante del Centro de Veteranos de Guerra Malvinas Argentinas de Río Grande, Combatiente de Malvinas y periodista, Daniel Guzmán.

Abruza, quien se había referido al asunto en la UNTDF, reiteró lo que en ámbitos diplomáticos se estaba hablando sobre la posibilidad de crear en el Atlántico Sur, un Organismo Regional de Ordenamiento Pesquero, una OROP. Entidad que fue graficada por el profesional, como “la bala de plata que terminaría con la posición jurídica y política de la argentina en la situación de controversia”. Por lo que si eso ocurriera “ya no existe más la CUESTIÓN MALVINAS porque significaría la desintegración de la República Argentina”.

El doctor Abruza recordó que la Argentina llega esta situación de máxima vulnerabilidad jurídica, porque en el año 1995 negoció el TRATADO DE NUEVA YORK, que estableció “la aplicación de las disposiciones de la Convención de las Naciones Unidas sobre el derecho del mar de 10 de diciembre de 1982, relativas a la conservación y ordenación de las poblaciones de peces transzonales y las poblaciones de peces altamente migratorios”, el que luego, en el año 2000; el Congreso de la Nación lo aprobó por Ley 25.290.

Este tratado, bajo una apariencia conservacionista, esconde la ambición del Gran Bretaña para obtener “un arreglo multilateral para el altamar, donde a través de la creación de la OROP, tanto la Argentina como otros estados reconozcan el carácter de estado rivereño de gran bretaña en el atlántico sur”, agregó Ariel Manzi. Por lo que “solo faltaría la firma (ratificación) del presidente para dejar en la historia el reclamo de soberanía, al reconocer a Gran Bretaña como estado rivereño en el atlántico sur. No solo reconociéndolos nosotros, sino por la comunidad internacional que es parte de ese organismo”, completó Abruza. Quien le solicitó al Observatorio Malvinas, requerir a los legisladores nacionales “la derogación de la LEY 25.290 que aprobó el TRATADO DE NUEVA YORK DE 1995, asunto que fue girado rápidamente por nota a la gobernadora Bertone, sin que el organismo jamás hubiera recibido respuesta.

Por su parte, el ministro Guillermo Rossi, Indicó que existen distintos niveles de acción; aquellos que, tomados a nivel nacional, no tienen retorno a nivel internacional, y los que erosionan y lesionan el interés nacional, pero que se pueden revertir. Respecto a los primeros, marcó como URGENTE, DEROGAR LA LEY 25.290 DE 2000 que aprueba EL TRATADO DE NUEVA YORK DE 1995. “Estamos a una firma del presidente de la Nación” para que se entregue la soberanía y se pierda la pelea por Malvinas. “De lo que se puede volver, es de los vuelos, de los acuerdos de pesca y de petróleo, pero no de un OROP que reconozca a gran bretaña como estado rivereño”.

Ariel Manzi abundó en el significado de las acciones sin retorno descriptas por Rossi con relación a la aplicación de la Ley 25.290. “Lo que hace es que el Estado que es parte del acuerdo se entiende que lo cumple, cuando al crearse una OROP, se hace miembro de la OROP y acata sus disposiciones. Porque si pesca sin ser miembro de la OROP, está violando el derecho internacional”, dijo.

En tanto que, sobre el acuerdo de Nueva York del 95, lo conceptuó como de “perverso, porque es la llave para que funcione lo dispuesto por la Ley 25.290, art. 8.3, que dice: ‘este acuerdo se cumple si el Estado parte, al crearse una OROP, cumple lo que dice la OROP o se hace miembro del Organismo’. Esto significa que, si no se hace miembro o no cumple sus disposiciones, está incumpliendo el acuerdo”, de ahí la necesidad de mantener y ampliar el apoyo internacional de la Argentina respecto a la Cuestión Malvinas. Porque “Lo grave es que la comunidad internacional reconozca a través de la OROP a Gran Bretaña como miembro/estado parte”, describió Manzi.

Justamente 11 meses después, este lunes 7 de abril; tras la publicación de AGENDA MALVINAS dando cuenta del interés internacional para que se constituya en el Atlántico Sur una OROP, el Secretario de Estado para la Representación de la Cuestión Malvinas Jorge Arguello, envió una nota de protesta a la Cancillería; acto repetitivo y sin efecto que el gobierno de Rosana Bertone practica desvergonzadamente, al utilizar la Causa Malvinas como instrumento circunstancial de su campaña electoral por un nuevo período de gestión gubernamental, luego de tres años y medio de acompañar todas las políticas publicas del Gobierno macrista.

Fuente:Agenda Malvinas