Las 10 preguntas que respondió Macri en la conferencia de prensa de cierre de la cumbre del G20

Sab 01/12/18.- El presidente Mauricio Macri cerró esta tarde la Cumbre de Líderes del G20 con una conferencia de prensa en Costa Salguero, donde agradeció a los países participantes del foro y destacó “los acuerdos” alcanzados para el documento final en comercio, financiación, cambio climático, infraestructura y trabajo.

—¿Qué tipo de esfuerzos los miembros del G20 realizaron para alcanzar el consenso y qué rol jugó China?

—Fueron muchas horas de reuniones, muchos días y meses, los acuerdos involucran temas de comercio, donde hubo un acuerdo en que la OMC tiene un gran desafío de modernizarse, eliminar trabas y burocracias, y a la vez tener un mecanismo más simple de resolución de conflictos. Nadie duda que el comercio trae desarrollo, el futuro pasa por comerciar. En el tema del cambio climático hubo acuerdo en que tenemos que acelerar y potenciar las metas, darles cumplimiento porque estamos en un punto límite. Y en el futuro del trabajo y la educación hubo una gran coincidencia y todos tenemos que entender que vamos rumbo a una época en la que vamos a tener que capacitarnos varias veces en la vida. No tenemos todas las certezas. Y otra cosa en la que hubo enorme coincidencia es en el empoderamiento de las mujeres por una cuestión de desarrollo y crecimiento de nuestros países y sociedades. En otro tema donde hubo avance es entender que sin infraestructura no hay equidad, inclusión, y ahí también se planteó que es necesario desterrar la corrupción. También se acordó en la necesidad de seguir creciendo sosteniblemente en la producción de alimentos, y también se habló de la sustentabilidad de las finanzas. También tenemos que trabajar en el acceso a la salud.

—¿Qué detalles puede brindar acerca de las reuniones que mantuvo con el príncipe saudí y con el mandatario turco Erdogan? ¿Quiénes solicitaron las reuniones? ¿Qué temas se trataron? ¿Se habló del asesinato del periodista del Washington Post?

—Ellos dos solicitaron la reunión, la primera con príncipe él planteó las posibilidades de inversión que tiene Arabia Saudita en Argentina, autoridades vendrán en los próximos meses. Con el presidente turco hablamos de que tenemos un bajo intercambio comercial, ambos nos invitaron a hacer una visita de Estado. Con el presidente de Turquía se habló del tema del asesinato del periodista y los dos coincidimos que los organismos pertinentes tienen que reclamar que se llegue a la verdad.

—El comunicado dice que el sistema comercial mundial no está logrando sus objetivos y por primera vez no se menciona la palabra proteccionismo en el comunicado. ¿Por qué no se menciona esa palabra? ¿La falta de acuerdo puede acelerar la guerra comercial?

—Todos tenían mucha expectativa de una reunión que se va a realizar en estas horas (entre Donadl Trump y Xi Jinping). Lo que se plantea es que los Estados Unidos no aceptan ese encasillamiento cuando claramente es la economía más abierta del mundo, no acepta ese tipo de etiquetado. Pero el comunicado marca con claridad que todos apostamos al comercio creciente en nuestros países en términos equitativos. El comunicado marca con claridad que todos apuntamos al comercio creciente entre nuestros países, pero en términos equitativos, como apuntamos con esta modernización de la OMC.

—¿Cuál fue el tono del diálogo de la reunión bilateral que mantuvo con Trump en relación a China? ¿Coincidieron en la necesidad de enfrentar la actividad económica depredadora de China como informó Estados Unidos? ¿No teme que la Argentina quede en medio de las tensiones comerciales entre ambos países?

—Escuché estos días que a nivel local que yo iba a tener que elegir (entre los Estados Unidos y China) y no es así. Argentina demostró que somos capaces de tener muy buenas relaciones con todos los países. Tenemos una excelente relación con los Estados Unidos, que siempre ha sido el primer inversor extranjero en la Argentina, y tenemos una excelente relación con China. Mañana vamos a pasar varias horas con Xi Jinping, que cada vez se hace más fanático de la Argentina, no solo de su fútbol o del tango, también del vino y la comida. Las versiones de la reunión que tuvimos con mi amigo Donald Trump no son así, no hablamos en esos términos, y Argentina no ve la presencia de China como una amenaza, sino que la ve como una oportunidad de desarrollo para generar trabajo para los argentinos. Estamos logrando acordar cosas que nos sumen a ambos.

—¿Qué fue lo más difícil para poder alcanzar este acuerdo? ¿Tiene algún consejo para Japón para la organización de la cumbre del próximo año?

—Le dije a Shinzo Abe que no solo le cedía la palabra, sino que le cedía la responsabilidad, se la tiré como si fuese una pelota de rugby. Un año fue mucha responsabilidad para nosotros y estamos contento de haber hecho una tarea inédita para la región y demostrando que los argentinos hacemos cosas de altísima calidad. Nos tiene que dar mucho orgullo, estamos cambiando la historia, y esto demuestra que hay un futuro para nosotros si nos comprometemos a trabajar con profesionalismo. Yo no le tengo que dar ninguna recomendación a un pueblo tan sabio como el japonés, siempre digo que tenemos que aprender mucho del pueblo japonés. Cada vez que los japoneses han venido a la Argentina, nosotros hemos aprendido. No creo que Shinzo necesite ningún consejo mío para presidir el G20.

—¿Por qué en la reunión bilateral con Theresa May no mencionó, siendo que es mandato constitucional, el reclamo argentino por la soberanía argentina sobre las Islas Malvinas? También le quería preguntar: ¿cómo cree que estas negociaciones del G20 y el éxito organizativo podría impactar en la economía real?

—Sí estaba en el temario, esta reunión era más allá de que cada una de las partes ratifica su reclamo, que nadie resigna el reclamo que es constitucional. Ambos valoramos haber reconstruido el diálogo y resolver algunos temas, como la conectividad para la isla, y pudimos identificar el resto de los caídos, algo muy emotivo y esperado por las familias. Eso tiene que ver con la importancia de retomar el diálogo. Apostamos que a partir de una relación seguro que ese tema se va a resolver, pero necesitamos empezar a caminar en otros campos, y estamos trabajando mucho en los temas anti corrupción. Y en término de qué cosas concretas, hemos concretado financiamiento para obras de agua potable, residuos, cloacas, energía solar, infraestructura vial, logística por aproximadamente USD 3.000 millones, que no es poca cosa para nosotros.

—¿Usted cree que hay acuerdo en los puntos en los que la OMC no está funcionando? ¿Se trató el tema de la crisis humanitaria en Venezuela?

—Se trataron las crisis humanitarias en general. Hay mucho compromiso, se prometieron aumentos de aportes. En lo que hace a reformas en la OMC, (el presidente de la OMC Roberto) Azevedo se llevó propuestas en su valija, y pienso que va a haber discusiones, pero claramente necesitamos un mecanismo de resolución de conflictos muchísimo más ágil.

—¿De qué manera nos quiere acompañar el mundo después del G20? ¿Cómo queda plantado nuestro país en el marco global? ¿Se llegó a un acuerdo para que Argentina forme parte de la OCDE?

—En la OCDE pasa algo extraño, todo el mundo acepta el ingreso de Argentina, estamos primeros en la lista, el problema es que no se ponen de acuerdo con los siguientes ingresos, estamos trabados hace seis meses. Pero el tema es Rumania, cuándo acompaña y en qué fecha, si entra además otro país, que puede ser Bulgaria. Es una lástima. Nosotros seguimos trabajando, cumplimentamos requisitos que tiene la OCDE. Ellos dicen que nosotros podemos entrar, después hasta que se consolida… estamos adelantando el trabajo. ¿Qué significa acompañar? Significa que cada uno de los (mandatarios) que nos visitaron o que fui a visitar, todos dicen exactamente lo mismo, que la Argentina emprendió las transformaciones correctas, que no hay otro camino que este, y que esto cuesta, no es fácil. Se que hay muchos argentinos que tuvieron que ajustarse, pero lamentablemente después de tantos años de despilfarrar, de no ser cuidadosos, de haber apuntado a la mentira y al atajo… Cada cosa que construimos nos consolida más. Nos basamos en una macroeconomía que está cada vez más consolidada. A los ojos del mundo, hemos avanzado muchísimo, a nosotros nos es difícil darnos cuenta, pero ellos dicen que estamos avanzando, porque no hay manera que ninguno de esos presidentes diga algo que no piensa. No necesitan venir a decirnos que estamos haciendo cosas buenas para el futuro si no lo piensan, y todos han expresado contundentemente a favor de nuestro trabajo.

—¿Cuál es la principal acción concreta para traducir en hechos el comunicado que se va a firmar? ¿Cuál es la perspectiva de América Latina?

—Hemos sufrido mucho por los enormes desequilibrios que heredamos, cuando uno necesita que le presten para vivir, es una enorme debilidad. Argentina empezó a equilibrarse entre la energía que produce y consume. Argentina está trabajando duro porque hay sectores que se resisten a tener un presupuesto sano, Dujovne trabaja todos los días para que este equilibrio se logre. Viniendo de ser países aislados, queremos abrirnos, Argentina y Brasil nos dimos cuenta de que nos equivocamos. Esperamos ahora, junto a Paraguay y Uruguay, empezar a firmar convenios, estamos con varias conversaciones abiertas que esperamos que se aceleren.

—Hay sospechas de corrupción de China en Latinoamérica, ¿dónde estamos parados? ¿Qué capacidad tiene el G20 de resolver los conflictos internacionales? ¿Cuál es la posición de Argentina en el conflicto comercial entre Estados Unidos y China?

—Estas tensiones entre Estados Unidos y China son parte del cambio en los mercados. En términos de lo que hace China en Argentina, lo importante es qué hacemos nosotros con los que nos visitan. Cualquiera que sea, China, Japón, Francia, a todos les estamos comprando o vendiendo cosas. Nosotros lo hacemos con las manos limpias, arriba de la mesa, no hay ninguna cosa rara. No tenemos que tener ningún miedo, está en nosotros que las cosas tengan la transparencia que corresponde para el beneficio de los argentinos. Tenemos un compromiso con la transparencia, por eso hemos mejorado en tiempo récord las posiciones en el ránking mundial de transparencia, y seguimos apostando a mecanismos transparentes de contratación, de compra, gobierno abierto, la ley del arrepentido que tanto nos ha servido para empezar a esclarecer cosas que esperemos hayan quedado en el pasado. Estamos en una posición cómoda. Que muchas empresas quieren venir a comerciar con nosotros, si lo sabemos manejar, esto va a traer crecimiento, tenemos que estar tranquilos, orgullosos de que si hacemos las cosas bien, van a dar los frutos. Que es lo que nos pasó en el Teatro Colón. A mí me quebró ver el orgullo de los artistas que empezaron a gritar espontáneamente ‘Argentina, Argentina’, y ya venía golpeado porque veía lo shockeada que estaba (la canciller de Alemania) Angela (Merkel) al lado mío, (el presidente de China) Xi (Jinping) al lado mío, estaban todos maravillados de lo que les estábamos mostrando, la diversidad cultural de nuestro país. Es todo nuestro, y nos movilizó a todos, así como movilizamos con los Juegos Olímpicos de la Juventud. Esto que estamos haciendo es lo correcto, acá hay futuro, no tenemos que dudar, más allá de que cueste, de que nada viene regalado, todo va a requerir que pongamos nuestro granito de arena.

Etiquetas: