La bajeza política y la miseria humana.

Mart 23/10/18.- Puedo decir, sin que se me mueva un musculo, que vi subir y bajar a 6 gobernadores en esta provincia, que sé cosas que a más de uno lo dejaría helado y no tienen que ver con actos públicos sino con la vida privada de las personas. Pero siempre, en los 30 años que llevo trabajando en medios, mi límite fue la puerta de la casa de cada uno de ellos. Cuando la bajeza y la miseria se unen sale lo peor de la política.

Lo que hicieran de la puerta para adentro fue, es y será asunto de cada uno de ellos, no tengo ningún derecho a inmiscuirme en su vida personal.

A los largo de estos años, decía, pasaron 6 gobernadores, Estabillo, Manfredotti, Colazo, Coccaro, Rios y ahora Rosana Bertone que también se irá en algún momento cuando los ciudadanos así lo decidan y de ninguna otra manera, salvo que pase algo gravísimo.

Pero nunca antes había visto tanta sumisión e indignidad de parte de aquellos que ya no solo son sus colaboradores, sino que cómplices de actitudes y decisiones que hacen que no puedan caer más bajo.

Lo que sigue ni siquiera es una critica, es un relato de la realidad que nadie desconoce y que todos viven día a día en Tierra del Fuego, cada uno vera a quien se la adjudica, pero no creo faltar a la verdad cuando digo que la incapacidad conductiva, la persecución ideológica, la discrecionalidad en el manejo de los fundos públicos, el ocultamiento de información, la demagogia, la propaganda, la proscripción de los opositores, el no dialogo, la no aceptación de ideas superadoras, la falta de ideas, la contratación de cientos de funcionarios cuyos teléfonos tienen la característica de distintas provincias, principalmente 011, la persecución a los docentes, la negación de las políticas neoliberales que en la práctica son tan claras como innegables, el ajuste, el congelamiento salarial, la destrucción de la industria electrónica, sean un invento de quien suscribe, nada de esto es visto como una crisis originada aquí, sino solo del gobierno nacional, cuando todos hemos visto que desde febrero del 2016 cuando se aprobó aquel famoso paquete de leyes comenzó el primer gran conflicto de esta gestión de gobierno provincial.

En este escenario la única idea que se les ocurrió, y es de manual fue contratar a alguien para hacer el trabajo sucio, ante la inapelable visión positiva de gran parte de la sociedad sobre un posible adversario que lleva 20 puntos de diferencia al segundo a 8 meses de las elecciones, se recurre a medios nacionales para exponer ante el país la integridad sexual de una persona, se facilitan audios que ni siquiera se encuentra incluidos en los expedientes de la causa, se hace un raid mediático en Buenos Aires para que el país sepa quién es el que hoy le gana las elecciones a una la cabeza visible de una gestión  que nunca levantó un punto en las encuestas, que no se ganó la simpatía de la gente, que acusó al peronismo de “sello de goma”, que vivió el mismo escarnio público en 2011 cuando se hizo público un video privado, es absolutamente innegable que todo tiene que ver con todo y que sería muy ingenuo creer que alguien haga esto solo por querer aclarar las cosas o pedir justicia, e insistir desde hace 7 años con denuncias que jamás tuvieron un resultado positivo, al menos a mi nada me hace creer que eso sea así.

Entonces logrado el objetivo de escrachar públicamente a una persona en su integridad sexual ya estaba logrado, como si en este momento eso pudiera cambiar las cosas, cuando la diversidad sexual se discute en todo el mundo cuando se está hablando de la Educación Sexual Integral, el aborto libre, seguro y gratuito, cuando se supone que estamos tratando de avanzar en la inclusión, esto no solo es una bajeza sino un retroceso atroz para cualquier sociedad, salvo para aquellos de pensamiento feudal y actitud medieval que piensan que el poder está por sobre las ideas o lo que aún mas grave aplican el poder económico y religioso para perpetrar este tipo de fechorías  .

Se lo aplican a los iguales, a los hipócritas que usan la iglesia los domingos como paraguas de las fechorías que perpetran durante la semana, eso son los que apoyan, los que vivan a estos personajes, son los que extorsionan, los que viven del escarnio, y como las hienas comen mierda y se ríen todo el día.

Es asqueante para cualquier persona observar el silencio de lo cómplices, de los pagados y de los indignos que se arrastran hasta perder el vello del pecho con tal de pertenecer al pequeño círculo rojo del supuesto poder de alguien que evidentemente no lo puede ostentar después de haber derrapado dos años y ahora tratar de colocarse en el carril que la aleje del peligro inminente de desaparecer para siempre de la escena política, con su séquito de aduladores sin compromiso alguno, conversos que solo esperan poder terminar, agarrar la valija e irse con lo que pudieron manotear durante 4 años. Porque ya lo hicieron y son los mismos, porque ya concretaron lo que hoy vemos, porque ya traicionaron antes y lo van a hacer de nuevo. Son los mismos que estaban en 2001 y después estuvieron en 2009, 2010, 2011 y 2012 hasta que pasaron de socialistas a “peronistas” y ahora no tiene ni espacio ni ideología.

La conclusión es que no es culpa de ellos sino de un pueblo tan domesticado como cobarde para plantarse ante lo inocultable, incapaz de reclamar derechos y defender el de los demás, no son ciudadanos, son individuos que solo piensan en salvarse y el resto que se joda, y en ese “se joda”, meten chicos que no comen, o comen una vez al día, más de 10 mil desocupados, destrucción de la industria, silencio de radio, destrucción de la educación pública, de la salud pública, todo detrás del blindaje mediático de manual que solo se puede ocurrir a quien le escriben el diario de Irigoyen todas las mañanas y las tardes.

La realidad es una sola y hay errores de los que no se vuelve, acaban de cometer uno grave, espero que lo evalúen, porque como dijo Ricardo Soulé, “todo tiene un final, todo termina”.

Armando Cabral