Malvinas: Foradori – Duncan, el pacto inconfesable

Mierc 12/09/18.- Cynthia García entrevistó al embajador Carlos Foradori, ex Vicecanciller durante la gestión de Susana Malcorra y el encargado de suscribir el polémico acuerdo Foradori – Duncan el martes 13 de septiembre de 2016, en el que a través de un Comunicado Conjunto entre las Cancillerías de Argentina y del Reino Unido se avanza sobre la pesca y la explotación de hidrocarburos en las Islas Malvinas.

El Acuerdo fue duramente criticado por la oposición porque plasma literalmente las pretensiones que la Primera Ministra británica Theresa May le había enviado a  Mauricio Macri por carta el  2 agosto, en respuesta a un pedido del presidente argentino para que apoyara la candidatura de Susana Malcorra como Secretaria General de Naciones Unidas.

En ese escrito, la Primera Ministra británica respondió que iba a considerar el pedido y propuso una “fase productiva”. En la carta, May había confirmado su interés por las conexiones aéreas “desde las Falkland Island” hacia otros países de la región, además de la remoción de las medidas restrictivas para la producción de hidrocarburos en la zona”.

Según el Acuerdo publicado por la Cancillería, se establecen puntos de cooperación en el marco de una agenda “omnicomprensiva, multidimensional y multisectorial” en la que se acuerda “remover todos los obstáculos que limiten el crecimiento económico y el desarrollo sustentable de las Islas Malvinas, incluyendo pesca, navegación e hidrocarburos”. La medida fue muy criticada por miembros de la oposición porque puso en riesgo la soberanía de las Islas y “presupone el levantamiento de todas las medidas administrativas, legislativas y judiciales que ha tomado la República Argentina para proteger sus recursos naturales frente a la explotación ilegal de nuestra pesca e hidrocarburos”.

En aquel momento, legisladores, diplomáticos, ex combatientes de Malvinas, personalidades de la cultura y referentes en Derechos Humanos, como Adolfo Pérez Esquivel, emitieron un contundente comunicado en el que repudiaban el acuerdo y le recordaban al Gobierno de Cambiemos “que los recursos renovables y no renovables de los que pretende disponer para ceder alegremente a manos británicas, pertenecen a 40 millones de argentinos”.

Además, también se puso foco en la ausencia de beneficios para Argentina. “Este Acuerdo no contempla beneficio alguno para la parte argentina, ni favorece un avance en materia de integración social con los isleños: establece la promoción de vuelos hacia terceros países, convalidando el rechazo a nuestra oferta de programar vuelos directos y regulares desde Argentina continental a las islas”, sostiene el comunicado.

Lo paradojico, según explicaron especialistas a #LaGarcía, es que se acordó “trabajo en conjunto” con las Fuerzas Armadas británicas, que constituyen una verdadera fuerza de ocupación en territorio argentino, teniendo en cuenta que en Malvinas desplegaron una gigantesca base militar que cuenta con miles de soldados británicos, buques de guerra, aviones de combate, tanques, misiles, aviones y hasta un submarino nuclear.

El reciente presupusto para equipar a esta base se fundamentó en el Parlamento británico usando como hipótesis de conflicto “una posible invasión argentina”.

Consultado por #LaGarcía, Foradori negó que se trate de un Acuerdo. “La página de la Cancillería no habla de un acuerdo, es un comunicado de prensa. El texto no dice eso, seamos rigurosos, es un comunicado de prensa, punto”, argumentó Foradori sobre el Acuerdo Conjunto que utiliza trece veces la palabra “acuerdo”.

Al ser consultado sobre los beneficios que este tratado le traerá en Argentina, Foradori no pudo responder con claridad. “Es poder tener nosotros explotación de nuestros propios recursos”, dijo. De la lectura del texto se desprende, en cambio, que el único beneficiado es Gran Bretaña, quien ve cumplida la vieja ambición de explotar los recursos naturales en el Atlántico Sur.

En palabras de la exembajadora en el Reino Unido, Alicia Castro, el Pacto Foradori – Duncan “será recordado como el Pacto Roca – Runciman de la anterior década infame por defender los intereses británicos en la Argentina”.

En este contexto, es fundamental destacar que, si bien Foradori fue desplazado de su cargo como vicecanciller por la reacción pública, el contenido del pacto sigue vigente.

Esta es la carta que Theresa May le mandó a Mauricio Macri en Agosto de 2016