18 años de La Licuadora. Decir las cosas como son.

Lun 18/09/18.- Hoy no es un día mas, hoy es un día muy especial para la comunidad de lectores y auspiciantes del portal La Licuadora, cumplimos 18 años de vida y no es poca cosa. Cuando nadie apostaba a internet nos lazamos a la aventura de ser un medio de información en la red, aquí estamos y seguiremos estando del lado de la gente.

Comenzamos en el año 2000 cuando poner un portal informativo en internet era una locura, nadie lo iba a leer, nadie iba a poner publicidad, nadie iba a tener en cuenta un portal de noticias. Sin embargo pasó el tiempo y esta fue mi única forma de vida, sentarme aquí frente a la computadora y escribir, buscar información de interés, capacitarme, hacer cursos, estudiar periodismo en la UTN, viajar, conocer, ver a quien estaba dirigida y que resultaba importante, no urgente.

Nos caracterizamos por una forma de decir las cosas, una forma de confirmar información y una forma de anticiparnos a informaciones que aparecen mucho después de que las hayamos publicado aquí.

La licuadora es el resultado de no querer trabajar para nadie, de ser políticamente incorrecto, de decir lo que otros no se animan, de no autocensurarse y por sobre todo de decir la verdad cualquiera sea el costo, eso me trajo no pocos problemas, que mirando hacia atrás, solo me ocurrieron a mí, amenazas, rotura de vehículos, pauta discrecional, o ahogo económico si lo quieren poner así, pero nada de eso pudo hacer que dejara de sostener mis principios, de mantener la objetividad y publicar todo lo que considere importante para los lectores, sea cual fuere el partido político, el gobierno, el funcionario o dirigente, nosotros informamos, no hacemos negocios y nos comprometemos con causas por las cuales seguimos luchando, contra la violencia de género, defensa de los trabajadores, inclusión social, situación económica, ingresos públicos, derechos civiles, aborto legal, separación de iglesia y estado, paridad de género en las listas de los partidos políticos, constitucionalidad, institucionalidad, palabras que para muchos no tienen sentido, pero para nosotros es lo más importante, terminar con el analfabetismo institucional, ser serios pero no solemnes, porque el periodismo es el oficio o la profesión que tiene como fin buscar noticias e información para que la sociedad siempre esté enterada de lo que ocurre a su alrededor. Si se define como oficio o profesión es porque puede ser cualquiera de las dos, ya que, anteriormente, para ser periodista no era necesario estudiar una carrera universitaria, y aunque en la actualidad esto sucede en muchos casos, hoy en día en muchas universidades existe la carrera de comunicación social, en donde, además de estudiarse las bases del periodismo, se enseña todo lo concerniente a los medios de comunicación.

 

No obstante, es importante tener en cuenta que para hacer un excelente periodismo no basta con estudiar comunicación social, pues se necesita práctica, mucho trabajo y, sobre todo, mucha pasión y amor por lo que se está haciendo, pues si bien es cierto que conseguir una noticia puede ser relativamente sencillo, la dificultad que implica el oficio del periodismo reside en darle un adecuado manejo, en saber cómo comunicarla, cuándo y en dónde.

 

Pero hoy el resultado es un portal nuevo, más lectores cada día, más actualizaciones, más responsabilidad, y tratar de ser lo más claro posibles y sin tendenciosidad informar sobre todo lo que pasa, ya sea con o sin pauta, porque lo nuestro es periodismo, es informar, es decir, poner palabra y nivelar hacia arriba siempre.

Nuestro slogan es “ni mejores ni peores, diferentes” y lo sostendremos a través del tiempo porque más tarde o más temprano la verdad sale a luz y eso nos hace seguir sosteniendo que no estábamos equivocados cuando elegimos el camino difícil, cuando elegimos no tener jefes, cuando elegimos trabajar para la gente y no para el que paga.

Nunca en todo este tiempo, nadie se atrevió siquiera a sugerir lo que debía escribir o no, lo que debía informa, o la forma, jamás un funcionario público intentó censurar este medio, nunca nadie del sector privado logro que cambiáramos el rumbo aun cuando levantó su pauta por estar en desacuerdo, como no dejamos de publicar información del gobierno provincial, ni de la municipalidad de Ushuaia, que tampoco tienen pauta con este medio. Nosotros informamos, si quisiéramos hacer negocio, pondríamos una peluquería, una panadería, pero es un diario que no pretende quedar bien con nadie, sino decir las cosas como son.

En este 18° aniversario solo tengo agradecimientos, para mis hijos, por haberme bancado siempre, para Lorena mi pareja que colabora en este portal, a los lectores mi eterno agradecimiento,  a los auspiciantes públicos y privados porque sin ellos nada de esto sería posible. Soy un agradecido a la vida por esta posibilidad de vivir de lo que me gusta y disfrutar cada día con lo que en la medida de nuestras posibilidades podemos brindar como medio de información.

Por todo eso muchísimas gracias.

Armando Cabral.