Oyarbide reveló que Stiuso y un operador judicial lo “apuraron” para definir causa de los Kirchner

Juev 09/08/18.- El exjuez se quebró en una entrevista radial y luego se presentó en tribunales para declarar ante el fiscal Stornelli en la causa por presuntas coimas en la obra pública. Aseguró que tiene miedo de que lo maten.

El ex juez federal Norberto Oyarbide denunció que el ex espía Antonio “Jaime” Stiuso y el ex titular de la Auditoría General de la Nación Javier Fernández, en su momento se reunieron con él y le transmitieron el deseo de que se “apurara” para definir la causa de enriquecimiento ilícito del matrimonio Kirchner, a quienes terminó sobreseyendo.

Oyarbide dijo que fue ésa única reunión que mantuvo con Stiuso y Fernández y que le transmitieron un mensaje del entonces presidente Néstor Kirchner, para que tomara una rápida definición.

 Un día de histeria

Menos de tres horas pasaron apenas entre las dos veces que el exjuez Norberto Oyarbide habló al aire con el periodista Baby Etchecopar, en su programa de Radio 10. Al borde del llanto, asegurando que tiene miedo de que lo maten, el polémico exmagistrado anticipó que analizaba declarar como “arrepentido” en la causa que investiga el presunto pago de coimas que recibían exfuncionarios kirchneristas de manos de empresarios de la obra pública. Minutos después lo concretó.

Según confirmaron fuentes judiciales a NA, el ex magistrado se presentó a declarar en la causa por presuntas coimas en la obra pública en la que está imputado.

“Yo mencioné que para la obtención de aquella famosa resolución de enriquecimiento ilícito hablé con Javier Fernández y con Jaime Stiuso“, reconoció Oyarbide al referirse al sobreseimiento que dictó a Néstor y Cristina de Kirchner en 2009. Y avanzó: “En realidad ellos eran empleados de una persona que era sí de quien emanaban todas las responsabilidades y es la persona que falleció, el esposo de la Presidenta (SIC)”.

Ayer, sin dar mayores precisiones en público, Oyarbide aseguró que por ese entonces lo “apretaban del cogote”. No dijo quién, ni exactamente por qué, pero se refería a personajes vinculados al kirchnerismo, algo que ahora sí reveló. “Yo sobreseí en base a todo lo que me dijeron. Había que hacerlo. Y así fue que transcurrió. Esa era la pura verdad. Fue el mismo fin de semana que él se murió, ¡mirá qué desgracia!”, afirmó.

Pasadas las 10 de hoy, Oyarbide habló varios minutos al aire con Etchecopar, sin casi responder a las preguntas. Más bien se limitó a hacer algunas contestaciones enigmáticas, monosilábicas o directamente onomatopéyicas. Pero apenas dos horas después volvió a comunicarse, en llanto, para descargar

“Necesito ver a (el juez a cargo de la causa, Claudio) Bonadio y ampliar mi declaración. Me voy a verlo donde haga falta”, dijo Oyarbide. Minutos después ya estaba en los tribunales de Comodoro Py declarando ante el fiscal Carlos Stonelli.

La entrevista radial había terminado con frases como “si me quieren matar que me maten, ya está”; “no soporto más esto”; y “ojalá esté escuchando el presidente”. 

Oyarbide es uno de los mencionados en los ocho cuadernos que escribió el exchofer Oscar Centeno durante el tiempo que trabajaba para el Ministerio de Planificación bajo las órdenes de Roberto Baratta, por entonces mano derecha de Julio de Vido. Sus relatos detallan viajes en los que el exfuncionario hacía colectas de dinero entre empresarios de la construcción en concepto de coimas.

Ámbito