De qué lado estas, o como elegir el bando equivocado.

Dom 26/08/18.- Hemos entrado en una etapa sin retorno de cierta clase política argentina, que se vio reflejada claramente en las últimas sesiones de ambas cámaras del Congreso nacional, fue una muestra de un pobreza intelectual que dio pena, falta de argumentos, destrato, ignorancia, pero que no se circunscribe solo a los legislativos, sino a casi toda la dirigencia con muy pocas excepciones. El cambio de discurso, la ausencia del estado, y las políticas neoliberales negadas en público y aplicadas en todos los ámbitos, la critica a los socios, o como despegarse de la mala imagen.

Es también el momento en el que muchos han elegido de qué lado estar, cual es el bando con mayores posibilidades, quien tiene mejor imagen, etc, etc. Ninguno de todos ellos se ha puesto del lado de la gente, han elegido en base a apetencias personales, a una ambición desmedida, a un hambre de poder interminable y a una continuidad cueste lo cueste.

Pero la gente, esa de la que nadie habla, esa que hoy está en las calles, la que sufre los tarifazos, los ajustes, la desigualdad, abandono del estado y demás, lo tiene claro, saben quiénes vienen diciendo lo mismo desde siempre y quienes ahora aparecen queriendo ocupar espacios que negaron siempre, que abandonaron siempre y que nunca les importaron. Ahora repudian el ajuste, pero hace dos años aplaudían hasta que les dolían las manos, ahora presentan planes de obras, cuando esas obras están garantizadas por quien es el responsable de esta ciudad. Hoy intentan despegarse del bando equivocado, pero ya es tarde, pagaron mucho y pagaron mal, ni los que cobraron se animan a defender lo indefendible, el doble discurso, el destrato, el ajuste, el congelamiento salarial, el desempleo, y como si todo esto fuera poco la violación permanente de las autonomías. El silencio sobre la cuestión Malvinas, la educación, la salud y la seguridad cuestionados hasta por los mismos funcionarios son un aprueba irrefutable de la obediencia debida al poder central y esto ni siquiera es una crítica es una realidad que está a la vuelta de cada esquina, como el nuevo comedor comunitario abierto esta semana en la Margen Sur. Cuando aquí se habló del aumento  la pobreza, digo aquí en Rio Grande, salieron a descalificar y calificar de “pronosticadores de desastres” a quienes les ponen el hombro todos los días a más de 3500 familias con ayudas de todo tipo.

A los que han superado ampliamente al estado provincial, en prestaciones de salud, educación, y modernización del estado, en políticas de inclusión e inclusive en política exterior.

De qué lado están?, es obvio que no del que deberían, aquellos que avasallan espacios a fuerza de propaganda, utilizando a su favor medios del estado, pagados por todos, para ensuciar, desmerecer, sobrestimar y descalificar a todos y cada uno de los que vivimos en esta ciudad y vemos a diario censura por un lado y servilismo mediático por el otro.

De qué lado están?, lejos de cumplir con lo prometido, de acercarse a la gente, de estar presentes en los hechos que hoy tienen en vilo a miles de personas en esta provincia, levantando la voz y haciendo escuchar ante el gobierno nacional la queja de una provincia en ruinas. Mientras otros ahorran en gastos superfluos y hacen obra pública por administración de lunes a lunes, ellos van de kermes en kermes, de convenio en convenio, de acuerdo en acuerdo y de la gestión solo hablan cuando el gobierno nacional envía los fondos, pero ahora que los recortó por todos lados y ni eso pueden presentar como propio, aparece la preocupación por la contaminación ambiental en Rio Grande, después del terrible papelón que hicieron negando el funcionamiento de la nueva planta potabilizadora de agua cuando ya estaba enviando agua a la ciudad, la municipalización de la Margen Sur, o la quita del impuesto inmobiliario, sin entrar en detalles sobre el paquete de leyes enviado a la legislatura y que fue el primer ajustaso de la gestión provincial, antes que Macri abriera la boca.

De qué lado están?, evidentemente del lado equivocado, y en el bando equivocado, festejando junto a los que usaron esta ciudad como trampolín político y de repente se olvidaron y se sientan a la mesa, pensando en SU futura elección y no en la futura generación.

Y para eso cuentan con un impresionante aparato de bloqueo que ya es indisimulable y que ha coptado a todo aquel que se presta para armar informes, no cuestionar nada, no repreguntar, darle espacio a cualquiera que hable mal de Rio Grande, acusar a docentes de criminales, y por sobre todo, cuestionar al gobierno nacional, pero no al provincial, como si fueran cosas diferentes. Pero insisto, antes que Macri llevara a cabo sus políticas neoliberales, aquí se llevó a cabo el ensayo previo para ver cuál era la reacción y como no pasó nada, después fueron por más, hoy Tierra del Fuego tiene más pobreza, más desempleo, menos ingreso per cápita, pérdida del valor adquisitivo, congelamiento salarial y quitas a los jubilados bajo el nombre de aporte solidario, una de las medidas aprobadas en 2016.

No hay inclusión, no hay dialogo, hay castigo a los rebeldes y premios a los sumisos, no hay acceso a información seria ni siquiera sobre los ingresos propios, todo se niega o desmiente y atreverse a preguntar es pasar a ser un enemigo.

De qué lado están?, ellos y sus socios evidentemente del lado equivocado, les vendría bien un acto de reflexión y humildad y empezar a pensar en la gente, en los que menos tienen, en los más vulnerables, en lo que están vendiendo hasta sus libros para sobrevivir y en los que ni siquiera tienen eso.

Los ciudadanos saben quién ha estado siempre de su lado, quien puede sentarse en su casa a tomar mates, quien puede ir a todos lados sin custodia, quien no se esconde de los problemas, quien pone la cara, quien cuestionó siempre los ajustes, la política de entrega de recursos, la cuestión Malvinas, los reclamos por quitas de adicional por zona y asignaciones familiares, ustedes también lo saben, las obras están ahí, los servicios están ahí, el trabajo se ve en todos lados, ese bando fue siempre el mismo, no cambio de postura, no se sumó al carrito del ganador para permanecer en el sillón, sin embargo sigue avanzando. Ustedes saben que es así, y los que cambiaron el discurso también, pero quizá esto se tome como un halago, pero no, es solo la realidad, es lo que usted y yo vemos todos los días, nada más que eso.

Armando Cabral