Un peligroso coctel: Religión, política y machismo.

Dom 20/05/18.- Escuchaba sin prestar mucha atención, debo ser sincero, el discurso amenazante de las organizaciones que se autodefinen como “Pro vida”, y desde una mirada absolutamente ateísta, no puedo menos que preocuparme por lo que entiendo es un peligroso coctel de machismo, religión y política que no tenemos por qué aceptar en un país democrático y laico.

No formo parte de ninguna religión, no voy a la iglesia, pero creo en Dios a mi manera, eso si, jamás lo use  para cubrir mis fechorías, maldades o actos ligados con la corrupción o la falsedad ideológica.

Hoy vi todo eso junto, gente que utiliza iglesias y el nombre de “el señor”, para imponer su voluntad amenazando con no votar a los diputados y senadores que se definan a favor del aborto legal, seguro y gratuito, no los vamos a votar y somos muchos, MILES DE IGLESIAS EVANGÉLICAS A LO LARGO DE TODO EL PAÍS.

Me pregunto entonces si los que están sentados en sus bancas y con las estadísticas que señalan que medio millón de mujeres abortan anualmente de manera ilegal, de ellas 100 mueren en las peores condiciones, y que lo van a seguir haciendo más allá de lo que decidan, van a tomar este mensaje religioso como la palabra santa, o van a entender de una santísima vez por todas, que quienes creemos en el derecho a la vida no somos enviados por nadie, no pagamos un diezmo y nadie nos dice a quién tenemos que votar, por formar parte de una religión determinada, no respondemos a ningún pastor, en definitiva somos personas con poder de decisión propio y lo suficientemente inteligentes como para darnos cuentas que ir en contrario a esta postura sería un acto de demagogia y oportunismo repugnante, digno del mas ignorante de los países en que se pueda vivir.

Y en todo caso sería muy recomendable para quienes se dejen presionar por este tipo de manifestaciones que denuncien por sedición a quienes presionan desde un determinado sector para que se tomen decisiones que perjudicaran al conjunto de la sociedad, en detrimento de los que menos tienen y haciendo incumplir un derecho indelegable del estado como es la salud pública.

A quienes estén integrando alguna religión en particular y utilicen sus bancas, sea cual fuere el cargo electo que tengan, para difundir ideas religiosas, propender al sectarismo y/o ignorar a la mayoría que los ha votado ya que el pueblo no de delibra ni gobierna sino a través de sus representantes, les digo que piensen mucho en lo que van a hacer, este es un país laico, hay libertad de culto y cualquiera de ustedes puede participar de cualquiera de ellos, lo que no puede hacer es identificarse con uno en particular y utilizarlo para hacer política y encima de tan baja calaña, eso es inconstitucional pero por sobre todas las cosas es subestimar la inteligencia de la gente, aprovecharse de un cargo e ir en contra de lo que establece nuestra carta magna.

Y si no me creen lean este mensaje de las iglesia Vida Eterna, publicado por una de sus integrantes en Facebook, hoy.

Mensaje a los Diputados de la República Argentina

Los aquí presentes, vecinos autoconvocados de la Ciudad de Río Grande, Provincia de Tierra del Fuego, ciudadanos de nuestra Argentina, manifestamos que nuestra posición en favor de la vida, no es simplemente confesional o religiosa.
Nuestra posición es científica, racional y ética, por eso afirmamos el valor supremo de la vida desde la concepción hasta la muerte natural.

Desde la sanción del código civil de Vélez Sarfield en 1869, nuestra patria ha protegido al niño por nacer considerándolo como una persona que merece todo el respeto y protección que acuerdan las leyes a cualquier argentino.

Sin embargo, a pesar de nuestras tradiciones jurídicas centenarias, científicas, racionales y éticas, nos ha sorprendido el debate instalado por 71 diputados de la Nación para intentar legalizar la práctica del aborto, permitiendo así que las madres, puedan matar a sus propios hijos de manera legal, segura, y gratuita, tal como aseguran los autores del proyecto.

Absortos, somos testigos de un debate a espaldas del pueblo ya que solamente seis meses atrás nada se dijo en las campañas políticas. Esa era la oportunidad de los argentinos para hacer oír su voz mediante su voto para algo tan transcendente como es la vida y la muerte de seres humanos absolutamente inocentes.

Como si esto fuera poco, nos convocan de invitados externos a un debate con estadísticas falsas, carentes de toda veracidad, intentando manipular a la ciudadanía.

Los problemas sociales, de pobreza, exclusión, embarazos no planificados y diversas iniquidades sociales que afectan a nuestra patria no se solucionan legalizando la eliminación de niños inocentes.

Tampoco podemos guardar silencio ante el accionar de lobbies internacionales de gran magnitud empeñados en que los países en vías de desarrollo bajen sus índices de natalidad con la lógica de que el mejor pobre es el que no nace.

Señores Diputados, somos muchos los argentinos y las instituciones dispuestas a acompañar a una madre y su hijo en un embarazo no deseado o no planificado, porque de esta manera salvaremos una vida y le evitaremos a esa mujer el trauma post-aborto que llevará de por vida.

Señores Diputados, los hemos votado para que encuentren soluciones reales a la situación de embarazos no deseados, respuestas a los abusos sexuales crecientes, los medios para acompañar y contener a una mujer que ha quedado sola con su hijo. No es solución a estos flagelos la muerte de los más indefensos, y por eso les exigimos que encuentren alternativas que cuiden la vida del niño por nacer y la de su madre en todos los casos y circunstancias.

Señores Diputados, sepan que nunca más votaremos a aquellos que no estén a favor de la vida desde la concepción.

De una cosa pueden estar seguros, suceda lo que suceda, nosotros estaremos al lado de los niños y de las madres, como nos enseñaron desde siempre, que los niños y las mujeres deben atenderse primero; y también, deben estar seguros de que no nos engañarán más en campañas desprovistas de toda verdad en perjuicio de seres humanos inocentes.

Por lo tanto, junto a millones de familias argentinas, solicitamos a los diputados que sean aliados de la vida, de las dos vidas, y trabajen en unidad para encontrar las mejores soluciones a los problemas sociales que nos permitan construir una sociedad cada vez más justa e inclusiva, que garantice los derechos humanos de todos los humanos, nacidos y por nacer.
Una cosa es comprender la angustia que puede tener una mujer ante un embarazo no deseado y buscar los caminos para ayudarla. Otra cosa es crear un instrumento legal para que las madres puedan matar a sus hijos en forma libre, segura y gratuita.
Estimados Diputados: queda en sus manos la responsabilidad de votar en favor de las dos vidas y en contra de la despenalización del aborto, para no ser los responsables históricos de permitir que la República Argentina se transforme en un país que no respete el primero de los derechos humanos, que todo Estado democrático, inclusivo, no discriminatorio y justo debe respetar, el derecho a vivir.
Queremos una Argentina que respete el valor de la vida, que respete los derechos de todos los seres nacidos y por nacer. Porque toda vida vale, salvemos las dos vidas. Sres. Diputados en Uds., está la histórica oportunidad de decidir entre la vida y la muerte: si se respeta la vida o se condena a muerte a inocentes, sobre sus conciencias pesará la responsabilidad de lo que finalmente decidan.
Nosotros decimos : Sí a la Vida, Sí a las Dos Vidas!

“Parte un madero
y allí estoy yo;
levanta una piedra
y me encontrarás allí”

Evangelio de Tomas

Armando Cabral