Hacer política sin informar, sin hablar, sin consensuar.

Mierc 21/03/18.- Este es uno de los errores más comunes en los que caen aquellos que creen que la gente nunca se entera de lo que pasa dentro de las paredes de un despacho, y lo peor es que ellos tampoco se enteran.

Recuerdo que un gobernador de esta provincia decía siempre “no puede ser que el gobernador no esté al tanto de todo” y la verdad es que no, y el primer error que comete es rodearse de aquellos que le dirán todo que sí, aunque el pueblo le diga a todo que no.

Los blindajes informativos se pueden dar en las súper potencias, donde el secreto de estado es el ABC de la política, porque allí se ponen en juego cuestiones que van más allá de  decisiones básicas que hacen a la vida de todos los días y porque saben que otras potencias están tratando de conocer de antemano que decisiones se van a tomar y si esas decisiones podrían alterar el curso de sus propios países.

En Tierra del Fuego, y en Argentina, el blindaje no tiene sentido, primero porque somos, en cantidad de habitantes, el equivalente a un barrio de La Matanza y segundo porque hasta ahora y después de 6 gobernadores no se pudo lograr que no se les filtre información por cada poro de las paredes de sus despachos.

Esta es la diferencia entre informar, e informar a través de quienes aplaudirán cada acto por demagógico, utópico o irrealizable que se dé a conocer, cuando el ciudadano común sabe que solo se trata de promesas y millones de fotos que en el fondo no significan nada, es ahí cuando la realidad pasa por arriba cualquier suposición y el ciudadano común comienza a mostrar el “mal humor social”, que hoy ya no pueden negar ni los más optimistas a lo largo y ancho de Argentina.

Macri cae en las encuestas, porque cree que el hecho de haber sido empresario le aseguraba que sus pares lo iban a acompañar, y la verdad es que eso no ocurre, el capital no tiene patria y cuando no gana se va. Y el país no es una empresa donde se hace lo que yo digo o te despido.

En Tierra del Fuego, ya desde el propio entorno de la gobernadora hay funcionarios que no soportan más insultos por lo que se viene haciendo y que en los papeles, solo son obras financiadas por nación, lo peor de esto es intentar hacerle creer a ciudadano fueguino que eso es gestión, eso es administrar fondos nacionales, un pase de manos de nación a empresas constructoras, mientras la gente sigue soportando un ajuste infernal, pérdida de puestos de trabajo y una batalla Gobierno vs municipio de Rio Grande que se ve en todos lados, ya no entran más obras en la capital fueguina, mientras en el norte, el intendente y un equipo de técnicos realmente destacables lleva a delante una gestión donde las obras están ahí, sin endeudamiento, y con una actividad que en su discurso de apertura de sesiones del Concejo Deliberante, le llevo 1:15 hs solamente para enumerarlas.

Que está fallando?, no se trata solo de mostrar fotos, se trata de gestionar, se trata de estar en contacto con la gente, se trata de poner gente idónea en los cargos de decisión, se trata de dar la cara todos los días, de caminar la calle todos los días, de consensuar políticas de estado aun con aquellos que no piensan igual y no combatirlos, porque quizá todo eso que no se te ocurre lo aporte aquel con quien no cuentas. No puede ser que de 8 legisladores oficialistas solo 3 vengan a Rio Grande, y no hayan presentado un solo proyecto para esta ciudad, como no sea la ridícula idea de dividir una ciudad en dos. Cuestión que no resiste análisis pero que tomó estado parlamentario

Un ejemplo de papelón, fue la inauguración de una estación de servicios, dos veces el mismo día y peor aún la de una rotonda y dos plazas con un ministro de la nación siendo llevado de un lado a otro, por cuestiones personales entre dos funcionarios, no fui a cubrir eso porque me dio más vergüenza a mí que a los organizadores.

Conclusión, una cosa es el periodismo y otra la comunicación institucional, ni un solo gobernador de esta provincia acertó jamás en que es lo que hay que informar, ni cómo y se han acostumbrado a que no se los cuestione, ni se les repregunte nada, de ahí que no hay conferencias de prensa, ni apertura, ni información de importancia, porque la gente que vive la realidad todos los días, cuando, lee, escucha radio o ve televisión, sabe que no le están diciendo la verdad, sabe que no le alcanza, sabe que ha tenido que ajustar en casi todo, y cuando alguien dice la verdad, tampoco creen que porque han naturalizado que todo el mundo les miente o los entretienen con banalidades, mientras lo importante va quedando para la próxima, como el endeudamiento, el régimen de promoción industrial, los salarios, las paritarias, el desempleo y la pobreza, solo por mencionar algunos.

Es lamentable ver en los canales del estado la censura explicita contra todo aquel que no acuerde con el gobierno provincial, los municipios debieron recurrir a las redes sociales para expresarse y llegar a la gente, porque la televisión pública se los impide, que se cuente todo lo malo, que no se cubran ni los actos oficiales, que en un acto donde están la gobernadora y los intendentes, salga la mandataria y los intendentes no, es eso informar?

Raimond Aroom escribió hace ya mucho tiempo un libro cuyo título es “El observador comprometido”, eso deberían entender muchos a los  que les entregan el discurso guionado, porque la gente ya lo vio antes que ustedes.

Armando Cabral