Equilibrio fiscal: El problema que ocultaron provincia y nación.

Sab 03/03/18.-Después de escuchar los discursos del Presidente de la Nación y de la Gobernadora de Tierra del Fuego, guardar un respetuoso silencio durante dos días y consultar a quienes de verdad saben del tema, hay una frase que los dos utilizaron,que complica todo y no está solucionado: Equilibrio Fiscal.

El anterior gobierno nacional emitía moneda para equilibrar el déficit fiscal, el actual toma deuda en dólares, el fon es el mismo y el problema empeora.

El gobierno nacional se endeudo en 132.000 millones de dólares en dos años, es un monto irrecuperable para la nuestro país, que nos pone otra vez dentro de los estados periféricos, poco serios y de dudosas características para inversiones genuinas que generen producción y empleo, en otros términos seguimos, para aclarar un poco más, no hay seguridad de ningún tipo, ni jurídica ni económica con un apolítica económica de importación abierta y tanto endeudamiento.

Mientras que en la provincia pasa lo mismo, en los discursos no se habló de esto, quizá porque daría por tierra con cualquier promesa de equilibro, en nación por los próximos 50 años y en Tierra del Fuego por los próximos 20.

La gobernadora no hizo mención a los 300 millones de dólares de endeudamiento a 10 años que pagara la próxima gestión, ni a los adelantos del tesoro nacional, por 300 millones, realizado en diciembre de 2017, para pagar sueldos y aguinaldos y según sus propias palabras “Si Macri no estuviera, acá no cobra nadie”.

Esto es llamativamente contradictorio con su discurso de campaña de 2015, cuando le dijo a este medio que “ningún gobernante de la provincia puede gestionar con el 95% del presupuesto destinado a salarios”.

Esto tampoco cambio, ni aquí, ni allá, quizá por eso la mandataria solo dialoga con quienes no hacen más que escucharla o decirle todo que sí, los autodenominados independientes, o como decidan autocalificarse, pero lo cierto es que no se animan a preguntar cuál es el rumbo económico de la provincia, cual es el plan y ni que hablar de las proyecciones o la planificación que se debió haber presentado hace ya más de dos años.

Si a este escenario le agregamos la pasividad de la gente, que siente miedo a salir de la precarización laboral, el congelamiento salarial y el desempleo, porque el estado responde con más ajuste, el caldo de cultivo está listo, no para el estallido social, sino para que el cambio siga castigando a los que menos tienen  y lo sufren todos los días con aumentos de impuestos, servicios, alimentos, indumentaria, combustibles y transporte.

El equilibrio está muy lejos de ser una realidad, como mucho de los dos discursos, que fueron contradictorios, y muy poco creíbles, en gran parte porque la teoría del derrame evidentemente no existe. La calidad de vida de la gente no mejora, el poder adquisitivo es cada vez menos  Lo más preocupante es la similitud de dos personas que se supone pertenecen a partidos diferentes, opuestos y sin embargo llevan adelante las mismas políticas de estado, con un detalle en común, la más absoluta incertidumbre.

Equilibrio fiscal. El equilibrio fiscal se relaciona con el de los gastos públicos y los presupuestos fiscales. El déficit o superávit fiscal depende de la política fiscal que el Gobierno implementa y que define un conjunto de lineamientos que determinan la tendencia programada o senda del crecimiento de la economía local. Mas claro imposible.

Armando Cabral