Los motivos del ascenso de Echazú y la respuesta de la familia Maldonado

Mierc 03/01/18.- El gendarme Emmanuel Echazú, único uniformado que había quedado con carácter de imputado en el marco del caso Maldonado , recibió un ascenso dentro de la fuerza, según fue publicado hoy en el Boletín Oficial .

Fuentes de la Gendarmería explicaron que el ascenso no tuvo relación con el caso del joven tatuador, sino que correspondía por su antigüedad. “Cumplió los años reglamentarios como subalférez y al no existir ninguna restricción legal o reglamentaria ascendió como toda su promoción”, explicaron desde la fuerza.

“El trámite de ascenso se inició antes del caso Maldonado. Ascendieron él y todos los subalfereces que tenían su misma situación administrativa”, agregaron.

La reacción de los Maldonado

Tras conocer la noticia del ascenso de Echazú, la familia Maldonado anticipó que emitió un comunicado titulado “Impunidad en Ascenso”. “Esta decisión nos parece como mínimo prematura porque se encuentra en curso una investigación sobre la responsabilidad de ese y otros agentes en un caso gravísimo como el de la desaparición y muerte de Santiago”, señalaron.

Y agregaron: “El ascenso de un agente en esas condiciones resulta impropio y desaconsejable, ya que podría suponer cierto aval a practicas represivas ilegales y una provocación a los familiares de las víctimas”.

Imputado

La resolución 1473-E publicada por el Ministerio de Seguridad que conduce Patricia Bullrichseñaló que “habiéndose evaluado los resultados de la Junta de Calificación no existen impedimentos para el ascenso al grado inmediato superior”. Echazú, oriundo del conurbano bonaerense, ascendió así de subalférez a alférez.

Se trata del gendarme que había sido herido en el rostro por un piedrazo arrojado por miembros de la comunidad mapuche de Resistencia en Cushamen cuando, el 1 de agosto, la fuerza de seguridad desalojaba el corte de la ruta 40. Fue además uno de los ocho uniformados que avanzó hasta el río Chubut para perseguir a los mapuches. En ese contexto, Maldonado se arrojó al río para escapar y murió ahogado.

La Justicia le dio a Echazú intervención como imputado con acceso a la causa penal caratulada como “desaparición forzada”. Esto fue porque, antes de que se conociera cómo se produjo la muerte de Maldonado, se había ordenado peritar la herida del gendarme para estipular si había tenido algún enfrentamiento con el joven artesano.

Ese estatus de imputado le permitió designar abogados para ejercer su derecho de defensa. Tras el hallazgo del cuerpo, la autopsia arrojó que Maldonado no había sido lesionado por un tercero.

El caso Maldonado está en su etapa final. El juez Gustavo Lleral se dedica a la reconstrucción histórica de los hechos del 1 de agosto, para determinar si existieron o no responsabilidades de terceros en la muerte de Maldonado. La Gendarmería, en tanto, reclamará el sobreseimiento de la causa por falta de delito.