La gente no está bien con el cambio.

Dom 28/01/18.- No es una sensación, ni una suposición, es una realidad tan tangible y literal que hasta empieza a preocupar. Las medidas y acciones políticas del gobierno nacional empiezan a poner inquietos a quienes ven la curva que viene y no la que estamos transitando.

Lo que se planteó como un cambio en su momento, se ha convertido de repente en una serie de medidas y decisiones políticas que pasan de antipáticas a preocupantes. Dejemos de lado por un momento el famoso tema de la herencia y el relato para pasar a la realidad diaria.

El blindaje que se ha generado en rededor de actos de gobierno en cuanto a información, por ejemplo, la base China en la Patagonia, la desaparición del submarino ARA San Juan, o el mega decreto de necesidad y urgencia que violenta 190 leyes de un plumazo son solo detalles de lo que pasa por debajo de la alfombra.

Los tarifazos de los servicios, combustibles y fiscales ya son sinceramente inaguantables en un escenario de congelamiento salarial, paritarias con un techo de 15%, unos 15 puntos por debajo de la inflación, son golpes de un efecto brutal sobre el ciudadano de clase media y baja que apenas sobrevive. Las jubilaciones no son ni por asomo suficientes para una persona de 65 años, si ese jubilado no tiene vivienda, lo que cobra no le alcanza ni para comer. Ese mismo jubilado paga tantos impuestos como una persona en actividad y su obra social no le cubre prácticamente nada, hablo de PAMI.

Hay que salir de la Isla de Tierra del Fuego para ver que a lo largo de medio país que es lo que recorremos la mayoría de nosotros, los cambios no se notan. Aquí nomas en Rio Turbio se despidió a 300 trabajadores y eso apenas recibió alguna que otra mención y no en todos los medios. Rio Gallegos la capital de Santa Cruz es un caos, pero tampoco se dice nada.

Chubut y Rio Negro sufren por sus economías regionales, y si vamos a lo macro económico, hoy es titular de los diarios especializados en economía, que “no hay inversiones directas ni seguras en Argentina”, el dólar, del cual dependemos nos tiene colgados de un péndulo que no genera ninguna garantía de inversión, tampoco aquí las vemos y las fabricas viven amenazando con irse, manteniendo empleados contratados y llenos de incertidumbre, todo aumenta menos los sueldos y el empleo, así es imposible seguir, el déficit comercial con Brasil, nuestro principal socio en el MERCOSUR, alcanzó niveles históricos, nos venden todo y no les vendemos nada, Estados Unidos aplastó el biodiesel y Pero China abrió el mercado de carnes, es decir seguimos exportando producto primario sin valor agregado.

La apertura de exportaciones dio un mazazo a la producción en la provincia, sin embargo nada hace suponer hasta hoy que el Régimen de Promoción Industrial y Económico continúe más allá del 2023 y finalmente el tema de la justicia, meter presos a corruptos para después soltarlos por el costo político que significa, nos hace cada vez más fronterizos en el marco global, y genera más dudas que certezas a la hora de decidirse por traer fondos reales de inversión.

Como digo siempre, todo está bien, pero si no hay dinero circulando, nada está bien.

Y por último, los contadores de turistas, este año 20 mil millones de dólares se fueron del país en la primera quincena de enero, el costo en Argentina llega al doble de los países vecinos como Brasil o Uruguay, la mayoría se fue al exterior, y los que salieron de “vacaciones”, lo hicieron por no más de entre 5 y 10 días, los números el 2 % de la población se pudo ir a algún lugar este verano.

En Tierra del Fuego, de 250 mil y según datos oficiales apenas 40 mil se fueron en enero. Es decir es patético decir que los que se quejan después se van o que no hay reclamos sociales porque están vacacionando, no hay reclamos sociales porque no hay quien hacérselos y si se hacen no se escuchan.

Nada es lo que parece y aun vienen cuestiones que hay que seguir analizando, que pasara con el megadecreto, la privatización de la energía, la exportación de gas a Chile, la explotación de hidrocarburos en Malvinas y el avance de las importaciones.

Todas cuestiones que impactan directamente en el ciudadano común aunque parezcan muy lejanas, y que hasta ahora muy pocos se toma el trabajo de analizar, eso sin contar que hasta aquí no se le cae una idea a nadie y todo aquel que la propone es eyectado de forma inmediata al infinito.

Armando Cabral