El día después de las elecciones.

Mier 16/08/17 .- Si nos preguntamos qué pasó después del domingo 13, jornada en la que se desarrollaron las PASO, la primera respuesta que surge es que se enfrentaron dos modelos de país. Porque no influyó tanto la economía, porque se ganó en provincias históricamente peronistas, que nos espera en octubre.

Dos modelos más que bien conocidos por todos, el gobierno de la década anterior del que todos tenemos posición tomada porque lo vivimos de punta a punta y sin intervalos y el que fue electo en 2015 con casi dos años en el poder.

La mayoría de los analistas sentenciaba que la economía influiría sobre los resultados, habida cuenta que los brotes verdes están lejos de aparecer, se perdieron miles de puestos de trabajo y los salarios están en una meseta que ya lleva un año y medio sin intenciones de moverse.

Se podría decir que es un política de bolsillos flacos y que eso llevaría a una derrota generalizada, sin embargo no fue así, el oficialismo ganó en las provincias más importantes y en otras que habían sido gobernadas históricamente por el peronismo o algún ismo desprendido de Movimiento Nacional Justicialista, como La Pampa, Córdoba o San Luis, donde los Rodríguez Sá se sostienen hace 34 años. Entonces ¿que votó la gente?, quizá la mayoría eligió poder trabajar en paz, eligió previsibilidad, menos maltrato, menos atropello, menos discurso y más hechos, lo que no quita que mucha gente lo siga pasando mal, y mucho menos que este sea el mejor gobierno que nos puede tocar, sin duda que a Macri le falta mucho por hacer, pero ni el mismo podía creer lo que estaba pasando el domingo a ultima hora y ya entrado el lunes, mientras en la provincia de Buenos Aires se liberaba la madre de todas las batallas entre Cristina Fernández y Esteban Bulrich, estaban seguros que el conurbano votaría a Cristina y sabían porque, pero además ni el papelón insalvable del párate en el conteo al ver la catarata de votos que recibía la ex presidente, alcanzó para sacarlos del susto, Maria Eugenia Vidal se merece un monumento porque el resultado final se lo deben a ella, así haya sido por un voto, pero aun así del ridículo internacional no se vuelve, la demora en el conteo pasara a la historia como una demostración del atraso en los sistemas eleccionarios en Argentina.

Y el lunes todos volvimos a nuestro trabajo con una sensación distinta a la que tuvimos en otras elecciones, más tranquilos, sin discusiones, sin temor a las represalias, sin atender a algún fanático y mucho meternos en discusiones de las que ya estamos hartos. La sociedad se expresó en esos términos, los mercados reaccionaron de manera normal, y después de mucho tiempo se puede decir que no fue una elección más, o cuestionar el costo, estas PASO marcaron un rumbo, una tendencia, puede que este absolutamente equivocado, pero si como ya pasó, se repite el resultado en octubre, los argentinos habremos comenzado a cerrar una grieta para comenzar a caminar hacia un futuro, que con el diario del lunes me hace pensar en tirar todos del mismo carro y para el mismo lado, quizá porque ya hemos tocado fondo y no nos sobran las opciones, creo que los argentinos por primera vez tenemos una sola opción y es salir adelante, más allá de quien gobierne, hemos entendido que, como usted y yo, después de un domingo de elecciones todos tenemos que seguir trabajando, porque es así como se reconstruyeron países reducidos a cenizas, con trabajo, sacrificio y sobre todo con esfuerzo.

A menos de dos meses de las elecciones, todo hace suponer que se redoblara la tarea desde ambos sectores, y es de esperar que surjan cuestionamientos de todo tipo, pero a los ciudadanos comunes que todos los días salen a buscar el peso, lo que les importa es que ese peso esté, y que se pueda seguir trabajando, lo demás queda en manos de los políticos, y usted sabe que la política es el arte de lo posible, así que es tan amplio como complejo hacer futurología.

Somos los votantes los que decidimos, ojala no nos equivoquemos.

Armando Cabral