Sin dinero circulando no hay economía que funcione.

Dom 16/07/17 .- No es demasiado complicado de entender, que si la gente no tiene dinero en sus bolsillos porque los sueldos están congelados hace un año y medio al menos en Tierra del Fuego, la economía pueda funcionar. No hay consumo, no hay recaudación, no hay coparticipación y no se cumplen ni la ley de coparticipación ni la 19640.

Y usted dirá pero se dieron aumentos, si pero esos aumentos no llegaron y a cubrir la mitad de la escalada inflacionaria, por esa razón no hay movimiento en ningún ámbito de la economía. La gente no tiene plata, si no hay plata no hay consumo, si no hay consumo no hay economía que funcione, más en nuestro país cuya economía se basa en el consumo y sino pregúntenle a la Administración Federal de Ingresos Publico (AFIP), que en junio recaudó por todo concepto 226.523 millones de pesos.

Y usted dirá es una montón de plata, si es un número, pero de ahí se paga la coparticipación federal a 23 provincias, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la ley de coparticipación no se cumple, porque salvo el gobierno de Ricardo Alfonsín, nunca se recibió, al menos en esta provincia, lo que la Ley manda y entonces ahí tenemos el primer problema, ajuste fiscal, a eso hay que sumarle, las regalías que en Tierra del Fuego desconocemos porque no hay información al respecto desde diciembre de 2015, y como si no fuera suficiente somos el país que más impuestos paga en todo el continente americano.

Por cualquier producto que adquirimos, pagamos 50% de impuestos. Pero vayamos a la realidad fueguina, además de las cargas tributarias nacionales, aquí tampoco se cumple la ley 19640, que en una situación como esta sería altamente beneficiosa para todos pero en realidad solo se benefician unos pocos.

NO hay circulante, en 2014, plena explosión de la industria, solo en concepto de sueldos Rio Grande recibía mensualmente unos 191 millones de pesos, sin contar empleados públicos y comercios.

Hoy eso se redujo a menos de la mitad y obviamente se nota, más de 7200 familias asistidas por el Municipio de Rio Grande son todo un dato, al que hay que agregarle que más de 6000 son ex empleados de las electrónicas.

La realidad es que si no hay una recomposición salarial masiva, una baja de impuestos urgente, o alguna política tendiente a generar empleo genuino en el corto plazo, el futuro se presenta negro y por mas capacitación laboral cursos de empleo, etc, etc, si la gente no tiene dinero en el bolsillo, no solo no compra sino que ha dejado de pagar la obra social, ha dejado de comprar alimentos de marcas, ha dejado de comprar indumentaria, no paga sus créditos y tampoco los impuestos, sencillamente porque no le alcanza, aquí en varios sectores de la economía hay sueldos de 19.000 pesos, el equivalente a una canasta básica, hablo de empleados de la administración pública, otros llegan apenas a los 17.000 en el comercio mientras que en una electrónica están por sobre los 30.000 pesos y en el petróleo, 40.000, los camioneros rondan los 30 mil, siempre hablando de empleados. En cualquier caso si se trata de una sola entrada es aún más complicado. A pesar de esta realidad hay quienes se sorprenden y plantean proyectos de desarrollo basados solo en buenas intenciones con discurso electoralista sin basamento alguno y poniendo de manifiesto no solo el desconocimiento de la realidad que los rodea sino además dejan en claro que los sueldos que ganan los alejan años luz de quienes dicen representar y no se puede prometer lo que es incumplible desde el comienzo. Un ejemplo, este es el único país donde baja el petróleo y sube la nafta, y en nuestra provincia los beneficios de la Ley 19640 ya no nos llegan a ninguno de los habitantes de esta bendita isla.

No hay dinero, si no hay dinero no hay consumo, si no hay consumo no hay recaudación, si no hay recaudación no hay coparticipación, si no hay coparticipación, no hay aumento salarial y así se cierra un círculo del que va a ser muy difícil salir, en tanto y en cuanto no se entienda que la errática y ondulante política económica nacional va por un camino que casi todos desconocemos y genera una inseguridad jurídica que no es nueva en Argentina y por eso no va como nos va.

Finalmente si a esto le sumamos la absoluta falta de información sobre las políticas económicas, aquí y allá, la realidad es aún más compleja y la incertidumbre crece día a día.

Armando Cabral.