Campaña política con 6 millones de niños pobres alrededor.

Lun 12/06/17 .- El Doctor Abel Albino dijo ya hace unos años “hay que pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones”. Nada de eso está pasando y estamos en una de las peores crisis de que se tenga memoria.

Aquí y allá esto no está ocurriendo y es desesperante ver el grado de impunidad de quienes deberían estar solucionando los problemas de la gente, hoy preocupados por una elección a diputados.

No representan ni siquiera a la idea que dicen responder, no a quienes los votaron, no a la provincia y menos a la nación.

La mayoría no supera un cuestionario de 10 preguntas y escuchar las respuestas es un verdadero calvario, pero aun así, sin proyectos, sin ideas, sin preocuparse ni ocuparse de lo que es hoy este país, están todos en campaña.

Desvergonzados, enriquecidos ilícitamente, ignorantes, despreocupados de todo, con 33 % de pobreza, 6 millones de niños bajo la línea de pobreza, con desempleo, sueldos congelados, despidos, cierre de empresas, superpoblación de empleados públicos, ocultamiento de información, procesamientos, todo lo que se les ocurra, y aun así siguen adelante.

Como pueden creer que la gente los va a seguir soportando, cuánto tiempo más, hay que ver como a cada paso destrozan un poco más de lo poco que queda de esta bendita Argentina.

Acá como allá, hay funcionarios que pasaron de ser nadie a llenarse los bolsillos de plata mal habida, del estado, del pueblo, de nosotros y la sociedad les responde con un “volveremos”, es una locura, una demostración de chatura desesperante, los bolsones de pobreza del conurbano bonaerense, alimentado por elecciones internas y generales, votan toda esta basura que debemos soportar en el interior por 4 años mínimo, cuando no por 8 como una de las plagas de Egipto.

Cuanto más soportara Argentina, esta forma de democracia, que aun así sigue siendo el mejor sistema, pero que es obvio que hay que mejorar, sin ninguna duda.

Es realmente preocupante y debería serlo para todos aquellos que iremos a votar en las próximas elecciones en desmedro de las próximas generaciones, solo pensando en el choripán y la coca, el depto, los colchones, las bicicletas, las bolsas de comida, en el acomodo familiar o de amistad con el elegido de turno.

Una vez más vamos a votar al que va a aprender y no al que sabe, al que se deja comprar y vende su voto en el congreso, al que nunca vino a caminar por esta ciudad, a los tibios sin doctrina, sin lealtad, sin escrúpulos.

Otra vez la vamos a dar una beca a un bruto que no puede hilvanar tres frases de corrido, que jamás le trabajo a nadie, que no tiene una puta idea de nada.

Otra vez vamos a sentar en una banca del congreso a una bestia que no sabe ni escribir y solo le preocupa la dieta.

Otra vez al que sale en todas las fotos pero no tiene, pero no tiene idea de gestión y todo lo hace en beneficio propio para llegar.

Otra vez vamos a cometer el error de votar a los corruptos de siempre, a los familiares de, a la familia patricia, a quien carajo vamos a votar en medio de este desastre si ninguno de ellos ha hecho nada ni por la provincia ni por el país.

Como podemos ser tan imbéciles de seguir haciéndoles el juego, de seguir creyendo, de seguir padeciendo esta clase política vendida al mejor postor, al que paga, es indignante verlos arrastrarse por un cargo y mucho más aun votarlos.

Esto es lo que nos presenta el panorama electoral, esto es lo que nos merecemos, esto es lo que termina por llevarnos a la ruina, aún más de lo que ya estamos.

Porque un pueblo que vota corruptos es cómplice.

Armando Cabral