El gen “ARGENTO”.

Rio Grande 18/04/17 .- Cada día resulta más difícil, a partir del fanatismo militante, mostrarle a la sociedad el escenario completo de la realidad, contar todo, poner todo sobre la mesa y hacernos cargo de la parte que nos corresponde y a eso me quiero referir. Al tristemente celebre “ARGENTO”.

Comencé a trabajar en esto, en 1988, es decir que tuve la posibilidad de ver pasar a tanto los gobernadores del Ex Territorio, a quienes designaba el presidente de la Nación, como a los elegidos por el voto de la gente de Tierra del Fuego a partir de ser provincia. Obviamente el escenario cambio y mucho, la población se triplicó, aumentaron los empleados públicos, aumentó la industria, cayó la industria, sin embargo siempre encontramos algún responsable para nuestros males y jamás, jamás hicimos una autocrítica, nunca formamos parte del escenario completo de la realidad, siempre nos sacamos las obligaciones de encima, como si se tratara de pulgas.

Al que votamos la primera vez, lo votamos la segunda aunque en su primera gestión haya sido un desastre, también recurrimos siempre al “YO NO LO VOTÉ”, lo que convertiría al electo en un “OKUPA”, porque nadie sabe cómo llego ahí, si nadie lo voto, ni siquiera del voto nos hacemos cargo y como buenos “ARGENTOS”, criticamos y vemos la paja en el ojo de todo el mundo, menos en el nuestro.

Hoy estamos en lo que podría definirse la etapa de autodestrucción masiva, todos tiramos del carro pero para atrás, ni ahí de avanzar, no, no, vamos para atrás. Vivimos en un país que resiste la democracia, ¿se puede ser tan ignorante?, como es que este país que fue el asombro del mundo, hoy resista un gobierno elegido por el pueblo, pero no solo eso, las justificaciones son tan banales, tan sin sentido ni fundamento que dan vergüenza ajena. No estamos defendiendo el gobierno de Michelle Bachellet, no, estamos queriendo volver a poner en el poder a los integrantes del gobierno más corrupto de la historia de este país, no fue Nelson Mandela, quien gobernó los 12 años anteriores al 2015, ni Barak Obama, Ángela Merkel, presidentes que se fueron o siguen en el poder sin una sola denuncia por corrupción, ni una.

Aquí se resiste la democracia con ayuda de los acomodaticios de siempre y se habla de la quita de derechos, como si vivir sin trabajar fuera uno de esos derechos, vivir a costilla del estado, de subsidios, sin dignidad, cobrando retornos por todo, reboleando bolsos con millones de dólares o pesos, con la más absoluta impunidad. Nos los pusieron en nuestras narices en todos los canales de televisión, aun los más oficialistas y los fanáticos argumentan, “hablemos de las cosas buenas del gobierno anterior y no mezclemos la corrupción”, ¿no mezclemos la corrupción?, todo fue corrupción, todo fue dividir, la demostración de populismo más descarnada del siglo XXI, pueblo contra pueblo, fanatismo ciego, contra la democracia, la pelea por el poder que se lleva puesto un país, una sociedad, millones de personas, y otros millones que ni saben o no quieren saber que los únicos perjudicados somos nosotros, todos.

Nosotros los que no defendemos lo que nos gobierna, que no aportamos nada, que faltamos al trabajo con cualquier excusa, nosotros a los que no nos corresponde nada, nosotros cajoneando expedientes, desinteresados de todo, quejándonos porque exigen presentismo, quejándonos por tener que producir, pretendiendo sueldos de Alemania, pero por 8 horas y de lunes a viernes. Nosotros parando todos los días, porque no hay luz, porque no hay gas, porque no funciona el baño, porque se cortó el agua, porque hay ratas, cucarachas o lo que carajo sea que justifique no laburar. Nosotros no respetando el derechos de los otros a vivir libremente, de ir a trabajar o de hacer lo que se les cante, como por ejemplo poder transitar libremente por el país según indica la Constitución Nacional.

¿Qué país conocen ustedes que haya salido de una situación como la nuestra, con la actitud que nos caracteriza?, es decir una gran parte del pueblo que entiende que solo tiene derechos y ninguna obligación y nada ni nadie los hará cambiar de parecer porque tienen el gen “ARGENTO”, el “a mí no me corresponde”, no se les cae de la boca, no les corresponde mantener limpia la ciudad, no les corresponde respetar señales de tránsito, no les corresponde educar a sus hijos, para eso está el estado, no les corresponde pagar los impuestos, no les corresponde tolerar nada, no les corresponde levantar un papel del piso, ni cumplir un horario de trabajo, ni defender a los compañeros, ni recibir órdenes, ni colaborar, ser solidario, todo eso para el “ARGENTO ANTI DEMOCRATICO”, es una boludes.

Entonces no es extraño que estemos como estamos, hacemos todo lo posible para que cada día nos vaya un poco peor, es un país que vive del paro y el piquete, y un anti patriotismo notable, porque defender la patria es poner el hombro, es trabajar, es producir, es generar más todos los días, el estado somos todos, no el presidente, el pueblo, pero si la mitad del pueblo está contra la otra mitad, solo por una cuestión de camiseta política estamos en serios problemas, porque el fin mayor es el bienestar del conjunto, no de una parte y si no podemos ver eso, no podemos ver nada, ni siquiera en qué lugar del mundo estamos.

Finalmente y porque no es políticamente correcto, pero hay que decirlo, ningún país salió de la crisis sin esfuerzo, sin sacrificio, sin poner algo más, sin dar, sin solidaridad, sin consensos, sin aportes desinteresados. Los países que hoy son potencia renacieron de las cenizas de la segunda guerra mundial, el peor de los escenarios, nosotros no podemos ni siquiera imaginar eso y aun así estamos 150 lugares más abajo que todos ellos, es decir retrocedimos, fuimos el asombro en los 50 por el desarrollo y hoy por lo desmesurado del desastre que nosotros mismos produjimos. Hagamos el intento de vernos en este contexto y después de mirarnos al espejo, pensemos que nos corresponde y que no en un país donde la ley que mas se cumple es la del menor esfuerzo.

Armando Cabral.

Etiquetas: ,

  • ruben panighetti

    La verdad te he leído meditando en tus palabras y conceptos, veo al razonar lo expresado que tenes razon. Como enseñar a las generaciones por venir a pensar distinto? Empezando por casa me viene a la mente. …