Se cumplen hoy 156 años de la muerte del Padre de la Patria

Los argentinos se unen hoy en el recuerdo del Libertador · En una época de caída de valores y descreimientos, su figura se agiganta aún más · Es el emblema de la nacionalidad, el prócer más querido y además indiscutido.Esta tarde hay un gran desfile en la avenida Santa Fe y homenajes en todo el país.

San Martín nació en Yapeyú en 1778 y a los ocho años se radicó en Madrid donde inició estudios militares. Combatió contra los moros en Melilla (1791) y participó en las acciones de Bailén (1808) durante la campaña napoleónica en España. En Londres, alrededor de 1811, se vinculó con los miembros de la futura Logia Lautaro, quienes infundieron renovada energía a su anhelo de luchar por emancipación americana. Ya en Buenos Aires en 1812, fue reconocido en su grado de coronel y el Primer Triunvirato le encomendó la formación de un escuadrón de caballería al que llamó Granaderos a Caballo. Ese mismo año partió de Buenos Aires para iniciar la campaña libertadora. Frente al monasterio de San Lorenzo, en Santa Fe, venció a las fuerzas realistas en 1813. Fue encargado luego de la reorganización del Ejército del Norte en reemplazo de Belgrano. Pero el camino del Alto Perú para llegar a Lima (principal baluarte de la dominación realista) había sido utilizado hasta la fecha en forma estéril. Fue entonces que pensó en una ruta alternativa: la de Chile a través del cruce de la Cordillera de los Andes. San Martín dejó entonces el mando del ejército del Norte y solicitó al Director Posadas que lo nombrase Gobernador-intendente de Cuyo, lo cual ocurrió en 1814. Allí se dedicó a la tarea de organizar su ambicioso plan. El 1ro. De agosto de 1816, el Director Supremo Juan Martín de Pueyrredón, dio el nombre de Ejército de los Andes a la tropa formada en Cuyo y designó a San Martín como General en jefe del mismo. En enero de 1817 inició la expedición a través de los Andes al frente de un ejército de 4.000 hombres.

Ocupó el valle del Aconcagua y en febrero de 1817 obtuvo el triunfo de Chacabuco, para entrar después en Santiago de Chile, donde el pueblo quiso conferirle el cargo de director supremo. San Martín no aceptó y en su reemplazo fue designado O’ Higgins. Inmediatamente después de la sorpresiva derrota de Cancha Rayada reorganizó sus fuerzas y obtuvo en 1818 el triunfo de Maipú, que aseguró definitivamente la independencia de Chile. Luego, con fuerzas argentinas, emprendió la campañas libertadora de Perú; tras desembarcar en la bahía de Paracas y acampar en Pisco, tomó Callao y entró en Lima, donde el 28 de julio de 1821 hizo proclamar la Independencia peruana. Allí asumió el gobierno en forma interina con el título de Protector del Perú. El 26 de julio de 1822 se entrevistó con Simón Bolívar en Guayaquil para tratar la prosecución de la guerra en Perú, y el 20 de septiembre renunció al cargo que le había concedido el pueblo peruano. Partió entonces para Chille y de allí a Buenos Aires, para volver con su única hija, Merceditas, a Europa. En 1829 quiso regresar al país, pero después de una breve estadía en Montevideo profundamente impresionado ante la discordia civil, regresó a Europa, y se radicó en Boulogne Sur-Mer (Francia), donde murió en 1850.

Fuentes
Consultor de historia argentina de Julio César de la Vega, Ediciones Delma, Buenos Aires, 1994.
Diccionario Enciclopédico Ilustrado Clarín, Arte Gráfico Editorial Argentino, Buenos Aires, 1997.
San Martín y Bolívar en la entrevista de Guayaquil de Eduardo L. Colombres Marmol, Editora Coni, Buenos Aires, 1940.