Los sindicatos fijan criterios en común para renegociar convenios

Los gremios de la alimentación, que agrupan a unos 200 mil trabajadores, reclaman una suba de salarios de 30%. Y en otros 110 casos se pedirá aumentar el mínimo no imponible de Ganancias.

Los sindicatos que están en plena negociación de nuevas condiciones laborales y salariales comenzaron a reunirse para coordinar criterios comunes en las discusiones de los convenios colectivos de trabajo.

El puntapié inicial —según pudo confirmar Clarín— lo dieron el jueves pasado los gremios de alimentación, agrupados en la CASIA. Bajo esta sigla se reúnen, entre otros sectores, los molineros, lecheros, pasteleros, aceiteros, alimentos y de aguas gaseosas. En total, representan a unos 200.000 trabajadores.

Estos gremios se fijaron la meta de obtener en las actuales negociaciones un básico inicial para la categoría más baja que se ubique entre 1.600 y 1.800 pesos mensuales. Ese nivel salarial implica un aumento promedio del 30%. A eso deberían agregarse los adicionales por antigüedad, presentismo y otros rubros.

Pasado mañana será el turno de los sindicatos agrupados en la CTA que cuentan con personería gremial y que negocian 110 convenios. Preparando ese encuentro, José Rigane, de la Federación de Trabajadores de la Energía, señaló que el básico inicial no puede ser inferior al costo de la canasta básica familiar, valuada en 1.900 pesos. “La canasta básica de pobreza no puede ser una referencia salarial”, dijo, según informó Horacio Meguira, abogado de la CTA.

También sostuvo que impulsarán el control de la jornada de trabajo para que se respeten las 8 horas con límites a las horas extra. Y además plantearán la derogación de las cláusulas de flexibilización laboral aplicadas en la década del 90 que siguen vigentes en numerosos convenios.

Allí también se planteará el apoyo al proyecto del diputado Claudio Lozano para fijar el mínimo no imponible de Ganancias en 4.000 pesos, adicionando como deducción el pago del alquiler de vivienda y sin pérdida de recaudación, gravando la renta financiera.

En tanto, mañana a las 11, en el Ministerio de Trabajo la empresa Metrovías debería presentar la contrapropuesta al pedido gremial de un aumento del 35% sobre el básico más la suma fija obtenida en diciembre.

Eso arroja 1.800 pesos para la categoría inferior. Además, el gremio plantea que el pago de Ganancias de los trabajadores alcanzados por ese impuesto sea asumido por la empresa y que las escalas salariales se reconsideren si la inflación supera el 6%, con el mismo criterio que Metrovías recibe los subsi dios del Gobierno si sus costos exceden ese porcentaje. Así, esta paritaria que arrancó a mediados de febrero podría convertirse en un caso piloto de las negociaciones salariales.

En tanto, desde el frente empresario se dejó trascender que se mantendrá firme en no pactar más del 10% de ajuste. Pero deja abierta la posibilidad de un aumento mayor en dos etapas. Por ejemplo, 10% ahora, retroactivo según los casos a enero o febrero, y otro 5% para la segunda mitad del año. Argumentan que los acuerdos de precios limitan las posibilidades empresarias de subir los salarios.

loading...