Pequeños supermercadistas se despegan de las críticas de Kirchner por los precios

Desde el Grupo Delta, que nuclea a unos 120 comercios de Capital y el conurbano, aseguran que las advertencias presidenciales se dirigían a las grandes cadenas. Hubo coincidencia en otros grupos del sector.

El disparador fue el dato de que, en el contexto de una inflación de 0,4 por ciento en agosto, los precios de alimentos y bebidas habían subido en el mismo período un punto porcentual más. Con esa información, el presidente Kirchner salió a criticar a los supermercados y a pedirles que “cuiden el bolsillito de la gente”. Esta mañana, desde asociaciones de pequeños comercios del sector se desentendieron de los embates presidenciales y plantaron bandera cerca del mandatario.

“Yo creo que debemos esforzarnos para un país firme, estable, y toda la cadena debe hacer el esfuerzo”, afirmó, conciliador, Luis Rueda, del Grupo Delta, que nuclea a unos 120 pequeños supermercados en Capital y el Gran Buenos Aires.

Rueda argumentó que el mensaje fue destinado a las grandes cadenas. “Yo creo que fue para los hipermercados. Nosotros sabemos que nuestra situación no es la de ellos, aunque es cierto que por comprar en cantidad deben estar por encima de nuestros costos”, concluyó en declaraciones radiales.

En la misma línea, Enrique Salvador, presidente de la Confederación de Autoservicios, Supermercados y almacenes, afirmó que “uno no se puede despreocupar de la suba de precios, pero nosotros no somos los formadores de precios.

Ayer, el presidente Kirchner volvió a cargar contra los supermercados, a los que responsabilizó —tal como había hecho el martes— por los aumentos de precios que registraron en agosto los alimentos y las bebidas.

Simultáneamente, y por cuerda separada, la Subsecretaría de Defensa del Consumidor aplicó multas por un total de 177.000 pesos a tres cadenas de supermercados: 82 mil pesos a Cencosud (Jumbo), 80 mil pesos a Coto y 15 mil a Carrefour.