Ahora, Kirchner pretende una “victoria digna” en octubre

“A mí no me interesa aplastar nada”, aseveró el mandatario esta mañana. Y sostuvo que en las elecciones legislativas espera recibir “fuerzas para la gobernabilidad”, para evitar que lo “extorsionen”

Lejos de los tiempos en que planteaba las elecciones legislativas de octubre como un plebiscito y dejaba entrever que se jugaba a todo o nada el futuro de su mandato, el presidente Néstor Kirchner reconoció que sólo pretende una “victoria digna” en los comicios.

También remarcó que espera que la sociedad, a través del voto, le dé “fuerzas para la gobernabilidad” y para evitar que “algunos” lo “extorsionen”.

“A mí no me interesa aplastar nada”, aseveró Kirchner en declaraciones a radio Spika al ser consultado sobre sus expectativas para la renovación en el Congreso.

En ese sentido, expresó que aguarda “una victoria digna y que la gente me diga que siga adelante y me dé fuerzas para la gobernabilidad y para evitar que algunos me extorsionen”.

Por otra parte, Kirchner aseguró que “muchas veces” se siente “cercado” por “intereses corporativos muy fuertes” que “quieren impedir el cambio” en la Argentina.

“Me veo muchas veces cercado por intereses corporativos y entonces yo confío mucho en la gente, salgo y le hablo con el corazón porque sé que la gente me está acompañando y me está ayudando”, afirmó.

Las palabras del Presidente marcan un giro tenue sobre sus aspiraciones para los resultados de las urnas. Hasta mayo, Kirchner parecía estar decidido a seguir sus impulsos políticos, mientras algunos sectores se planteaban la conveniencia de asumir tanto riesgo institucional. Una de sus frases predilectas en esos tiempos era: “El pueblo va a decir sí o no al Gobierno”